Nacional
Typography

Entre la noche del 21 y el amanecer del 22 de marzo, se llevó a cabo la represión de acciones de protesta organizadas por las personas privadas de libertad en más de 17 cárceles del país, protestas originadas en el olvido total a que han sido sometidos desde siempre, pero en particular en relación con la pavorosa pandemia que hoy conmociona al mundo y que ha obligado a los diferentes gobiernos a tomar medidas de urgencia para tratar de evitar la generalización de la mortandad.



Al creciente hacinamiento que se vive en los centros de reclusión en Colombia y las condiciones infrahumanas en que tienen que sobrevivir los más de 60.000 internos, se suma ahora el hecho de que ni el Gobierno Nacional, ni la Alcaldía de Bogotá, como tampoco ninguno de los alcaldes de otras ciudades, tomó la más mínima medida diferente a prohibir las visitas de los familiares, para impedir el contagio y la propagación del COVID-19 al interior de las instalaciones carcelarias.

Sobra indicar que el hacinamiento y las pésimas condiciones de higiene y sanitarias que allí reinan, configuran un terreno más que abonado para que en caso de un contagio las consecuencias fuesen devastadoras.

Esas circunstancias, que además afectan en el mismo nivel de gravedad a los trabajadores penitenciarios, igualmente olvidados por el régimen, motivaron la protesta frente a la cual la Alcaldía de Bogotá, envió la fuerza criminal del ESMAD y unidades del ejército a reprimir brutalmente la acción.

Como resultado: Hasta ahora van 23 reclusos y un guardia del INPEC muertos violentamente y más de 81 heridos.

Denunciamos pues ante el mundo estos gravísimos hechos y exigimos que cuanto antes se atienda esta emergencia carcelaria, para que además de las responsabilidades de orden penal y disciplinario que sean del caso, los entes estatales respectivos procedan a tomar las siguientes medidas, además de otras que sean necesarias:

a) Reducción de hacinamiento:

• - Declarar la emergencia carcelaria en todo el país

• - Conformar la Comisión de Verificación Independiente con garantías de bioseguridad y participación de familiares de detenidos, para establecer con claridad lo ocurrido.

• - Conceder libertad provisional a los recluidos que aún no hayan sido condenados (salvo delitos atroces, de cuello blanco y delitos sexuales).

• - Otorgar libertad condicional a todos los procesados por delitos de rebelión y conexos (presos políticos).

• - Conceder libertad provisional o condicional a mujeres en estado de embarazo o lactantes.

• - Del mismo modo liberar a personas mayores de 50 años de edad.

b) Sanitarias:

• - Apropiar de manera inmediata los recursos presupuestales necesarios para implementar la estructura sanitaria y de higiene necesarias para atender la emergencia de la pandemia y prevenir los contagios.

• - Las personas que ingresen privadas de la libertad deben ser ubicadas en lugar diferente y debidamente sometidos a análisis clínico.

• - Dotar a los trabajadores penitenciarios de todos los elementos de extrema bioseguridad.

¡QUIENES SE ENCUENTRAN PRIVADOS DE LIBERTAD DEBEN SER RESPETADOS EN SU VIDA Y DIGNIDAD!

Avancemos hacia el Paro General Indefinido

Bogotá, 22 de marzo de 2020

(Comité Nacional de Paro)