ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Nacional
Typography

Más allá del tradicional discurso de corresponsabilidad entre países de la cadena de las drogas declaradas ilícitas, vale reclamar una necesaria correlación entre las vías de oferta y demanda en el camino pacífico de su solución.



De esta manera, la implementación de procesos productivos alternativos en las regiones hoy ligadas al negocio ilícito, siempre debe considerar su implicación global, no sea que propicie el trasteo de la producción entre regiones o países.

Igual la regulación de producción, distribución y consumo de la droga no puede ser ajena al desarrollo alternativo, que en paralelo tiene que implementarse para la economía campesina, no sea que esta, se mantenga en el atraso económico, aislamiento y abandono del Estado que causaron su dedicación a lo ilícito.

¿Qué es lo que pasa hoy en el país? Por ejemplo, hace 10 días a las bocas de los ríos Micay y Naya llegó el Estado… no con las reclamadas inversiones en salud en medio de la pandemia, tampoco con presupuesto para la sustitución, sino con la marina.

Líderes de este territorio afro reportan que hasta ahora nadie sabe a qué fueron los infantes. Ante tal desconocimiento, Sherlock Holmes nos habría recomendado “sigan el dinero”, y si consideramos que estas cuencas (en el límite Pacifico entre Cauca y Valle) hoy constituyen el tercer foco en tamaño de cultivos de uso ilícito en el país, podríamos sospechar que los “héroes de la patria” (al margen de colaterales violaciones de niñas afro o indígenas) ahí van detrás del billete del narcotráfico. A propósito, el narco-negocio no tuvo que incluirse, de forma explícita, en las 43 excepciones de Duque para empezar a reactivarse.

Las cifras del presupuesto para el Plan Nacional Integral de Sustitución PNIS, que en los dos años de Carrasquilla en Min Hacienda, han pasado de bajas a inexistentes, evidencian que la superación del “problema” drogas no es una prioridad para el consorcio de delincuentes que hoy detenta el Estado, al contrario, el combo de narcos latifundistas y empresarios neoliberales, que con Uribe colonizan el poder en Colombia, necesita de la continuidad de las drogas y su prohibición, para que la acumulación de capitales del narcotráfico siga nutriendo la política y la economía colombianas.

En contraste, la política progresista debe ir contra la nutrición narcótica de Colombia y, en tal vía, un paso importante es regular desde el Estado el mercado de las drogas, arrebatándole ese rol a las mafias que, gracias a la prohibición, ejercen su monopolio global hace 6 décadas. El camino pacífico y correcto es establecer normas para su producción, comercio y consumo. Sin embargo, no basta con regular.

El investigador norteamericano Jhon Hudak, en un artículo de la semana pasada [1] anuncia la reedición de su libro, donde soporta algo conocido: la política estadounidense de drogas se alimenta y contribuye al racismo.

Hudak expone una contradicción, mientras el consumo médico o recreativo de la Marihuana está legalizado en la mayoría de los estados de USA, poco o nada se ha hecho por corregir la aberrante conexión entre drogas y racismo. En la coyuntura de protesta étnica actual, Hudak propone una Agenda para arreglar el pasado, para limpiar antecedentes y excarcelar a quienes están judicializados por consumir droga, corregir los prejuicios policiales y para crear oportunidades económicas para negros y mestizos, fomentando su participación en el hoy negocio legal.

El artículo de Gustavo Bolívar este domingo [2], relata la historia de la familia Hormiga cultivadores de marihuana en Tacueyo, Cauca, que pierden con cara y pierden con sello; arrinconados por el narcotráfico, también por un Estado que hizo trizas el punto 4 del Acuerdo de Paz y porqué la normativa que legaliza el cannabis para uso medicinal, no los cobija.

Esto último quiere decir que la legalización parcial de la marihuana, en términos prácticos ha impedido la participación de los cultivadores que surtían tradicionalmente el mercado, de donde el beneficio ha sido básicamente para las transnacionales y la gran empresa, que logran suplir las exigencias de una ley, fabricada a su medida. La actual normativa hay que modificarla, no solo para ampliarla al uso recreativo de adultos, sino para incluir a las familias que cultivan para el uso ilícito.

En la hipótesis de llegar a derogar la prohibición de las drogas y en particular de nuestro mayor producto de exportación, a las familias que cultivan coca para cocaína, les pasaría lo mismo que a los Hormiga.

Ubiquemos geográficamente este argumento, así en una situación de legalidad global, nada impediría que Indonesia reviva en Java, los cultivos de coca que suplieron el mercado global en el cambio de los siglos XIX y XX.

En el mapa nacional, la misma hipotética legalidad puede provocar la migración de los cultivos hacia predios conectados por pavimento con puertos o aeropuertos, entonces, por ejemplo, en medio del Valle del Cauca, la familia Cabal podría convertir Pichichi (ubicado a 3 horas de Buenaventura y una de Palmaseca) en un gran cultivo de coca, y la senadora “asno con garras” devendría adalid (ahora pública) de la cocaína.

Mientras tanto, las familias afros, indígenas y mestizas del Naya y el Micay, conservarían no solo su actual estigma, sus presos y sus muertos, sino también su territorio atrasado y aislado.

En conclusión, se impone una correlación entre las dos alas de la solución global: del lado de la demanda, la regulación de la droga y, del lado de la oferta, el desarrollo de las áreas productoras del campo.

Cualquier solución que no tenga ambas alas, no solo será parcial, sino que siempre estará sujeta a retrocesos. Este será el punto de partida para una corresponsabilidad coherente entre los países de producción, tráfico y consumo. En el plano nacional, esta será la política correcta para corregir la aberrante conexión entre drogas y pobreza rural.

Notas:
[1] https://www.brookings.edu/blog/how-we-rise/2020/06/23/marijuanas-racist-history-shows-the-need-for-comprehensive-drug-reform/?preview_id=858757
[2] Marihuana: Oro verde (por: Gustavo Bolívar)

Camilo Angó es hoy un próspero empresario de la marihuana en los EEUU. Su infancia no fue fácil. Al morir su abuelo, el ex senador, exmagistrado de la Corte Suprema y ex Consejero de Estado, Héctor Martínez Guerra, su madre quedó muy desubicada. Las malas amistades terminaron arrastrándola al mundo de las drogas, sin importarle que el mal ejemplo terminaría enlodando a su hijo, quien desde los 5 años tuvo problemas con sustancias de alto impacto.

Camilo empezó a consumir marihuana desde los 9 años y muy pronto se enroló en la pandilla de los Ñatos que operaba en el Barrio las Villas. Luego conformó el famoso combo de niños malos de estrato seis recordado como “los Bee gees” que se reunía por los lados de Bulevar Niza. Para entonces su madre ya había caído en el bazuco y la economía familiar se había venido a menos.

En su adolescencia empezó a consumir drogas más fuertes. Pero Camilo luchaba por no dejarse consumir y estudió ingeniería electrónica. Un día, tomó la decisión de recuperarse y descubrió que la única manera de hacerlo era alejándose de todo y de todos.

Trató de convencer a su madre para que se fuera con él, pero no fue posible. Con dolor en su alma, partió solo hacia el Parque Natural Iguaque, en Boyacá. Allí, consiguió que un señor al que le decían “Pacho Caballos” le prestara una finca abandonada en Arcabuco, a cambio de ponerla a producir.

De la mano de la madre humanidad, las historias de Bochica y una voluntad férrea, montó una granja experimental y sembró quinua, amaranto, tomate, fresa, lechuga, curuba y cannabis con el que descubrió algo asombroso: La marihuana, tiene poderes neuroregeneradores y neuroprotectores. La hierba le disipaba el deseo de consumir otras drogas.

Le contó del descubrimiento al Padre Javier de Nicoló y se puso a trabajar a su lado en el Tuparro y luego en Guainía, con habitantes de la calle. Cuál sería el asombro del padre al ver que sus muchachos empezaron a superar el consumo de bazuco fumando marihuana.

Asesoró a Gustavo Petro, cuando fue alcalde de Bogotá, para que los habitantes del Bronx aceptaran consumir marihuana en vez de Bazuco. También colaboró como asesor a la Comisión Primera del Senado en la elaboración del Proyecto de Ley que dio luz verde a la regulación de la marihuana medicinal en Colombia.

Para entonces ya estaba casado y tenía dos hijas. Un día los intentaron secuestrar y hasta ahí les llegó la apuesta por el país. Se fueron a los EEUU y para resumir el cuento hoy es un próspero empresario de la marihuana en el estado de California.

Hasta hace pocos meses fue el director científico de una de las compañías más grandes de Cannabis de Norteamérica. Se independizó y ahora tiene tres empresas. Una en los EEUU y tres en Colombia y como si fuera poco está haciendo una especialización en opioides en Harvard. Hoy repite con orgullo una especie de slogan de vida que reza así: “Mi recuperación se convirtió en una compañía.

La otra cara de la moneda

A finales del año pasado estuve en Tacueyo, Cauca. Hacía poco en las afueras de ese resguardo habían asesinado a la gobernadora Cristina Bautista y a 4 guardias indígenas dentro de una camioneta blindada. Los escoltas me acompañaron hasta Santander de Quilichao y me advirtieron que si quería ir hasta ese corregimiento tendría hacerlo solo porque ellos no se le medían a subir hasta allá”.

Mi compañero Feliciano Valencia me consiguió varios guardias indígenas y nos fuimos. Un camino polvoriento, angosto y culebrero, siempre en ascenso, que a veces parecía interminable, nos condujo hasta esa tierra llena de historias, algunas violentas. Compensaba el desgastador viaje, el verde de las montañas que rodeaban el camino y, al fondo, el azul lejano del Macizo Colombiano.

A pocos kilómetros del casco urbano del corregimiento empezamos a ver cultivos de marihuana. Muchos, aunque pequeños. De repente nos encontramos, en sentido contrario con una camioneta de platón que cargaba unas 50 plantas de marihuana como si nada. Me sentí en otro país.

Al llegar, hice las tomas que necesitaba para un documental que pienso mostrar en la plenaria del Senado cuando estemos discutiendo el Proyecto de ley de regulación que presenté el año pasado y luego nos invitaron a tomar mogollas con gaseosa en la casa de uno de los cultivadores.

Allí me enteré que una libra de marihuana, que en los EEUU puede ser vendida, al menudeo por cinco mil dólares, aquí se la compran al indígena entre ocho y doce mil pesos, es decir, dos o tres dólares.  El precio lo fija el narcotraficante. “Por eso usted nunca verá un indígena rico”, opina uno de nuestros contertulios.

Al caer la tarde, mientras miles de bombillas se encendían en las montañas aledañas, empecé a escuchar historias de persecuciones, líderes sociales asesinados, amenazas a familias enteras­. Escuché muchos casos pero hoy, por espacio, solo les contaré el de la familia Hormiga, que puede ser hoy la historia de cualquier familia indígena obligada por el blanco a replegarse en las montañas improductivas.­­

Los Hormiga cultivaban Maíz pero el precio de importación, en virtud de los tratados de libre comercio bajó tanto, que la venta no le daba ni para los costos. Llegaban al centro de acopio y tenían que venderlo a como les dijera el intermediario.

Luego cultivaron frutas, hortalizas, legumbres y nada les producía para vivir. En época de invierno la sacada del producto por carreteras precarias, podía tomarles hasta quince horas de ida y quince de vuelta. También cultivaban coca y marihuana con fines alimenticios y medicinales.

Mientras lo cuentan se preguntan para justificar algo que hoy se volvió un pecado: ¿Cómo curar un dolor de muela si estamos a horas de un dentista? ¿Con qué mitigar el hambre o un dolor de parto? ¿Con qué desinflamas un golpe o una fractura mientras trasladas a un enfermo siete u ocho horas por un camino de herradura?

La historia nos dice que los indígenas, por herencia y por genética se deben a las plantas independientemente de ideologías, teologías y de políticas públicas.

Para ellos hay tres elementos innegociables, inamovibles: La fuerza de la naturaleza, la fuerza de los astros que los guían y la conexión con sus espíritus y el cuidado que deben darle a su historia. “Todo el que se aparezca pensando en esos tres elementos es mandado a desaparecer. Te envenenan con fumigaciones y te atacan con las armas”, dice un gobernador Nasa con el que estamos hablando.

Él mismo nos dice que todo cambió en los años 50 cuando apareció el blanco con carros y maletas repletas de plata en efectivo en busca de marihuana, una planta que si bien no es originaria de América, fue naturalizada por ellos y adoptada a su cosmovisión.

Para esa época ellos no sabían que la marihuana se fumaba y lejos estaban de imaginar que a la coca se le podían mezclar químicos para volverla una droga maligna. Las usaban en infusiones o en aguas aromáticas.

Detrás del blanco traficante llegaron los militares, luego los guerrilleros y después los paramilitares. Entonces los indígenas se replegaron a las montañas más altas para salvar a sus hijos de la violencia, pero la violencia los persiguió hasta las montañas donde están hoy. Unos y otros conformaron bandas criminales, reclutaron a sus jóvenes y los hicieron levantar sus armas contra sus propios ancestros. Toda una desgracia.

Fue el caso de los Hormiga. Unos miembros de la familia se opusieron al negocio y los mataron. Otros le entraron al negocio y ahora purgan condenas en la cárcel. Otros se inscribieron en el programa de sustitución de cultivos que resultó del proceso de paz y el gobierno no les cumplió. Ahora están destruidos.

Todo porque el accionar del Estado se centra en el eslabón más débil de la cadena: Ellos. La guerra los está matando pero no quieren dejar a las generaciones venideras sin tierra. “Estamos dispuestos a todo” dicen con algo de rabia en sus corazones.

“Cuando el narco te dice: siembra esto o te mato a tu mujer y me llevo a tus hijos y esta tierra queda para mí, no tienes opción” El Estado no te garantiza tener tu parcela en paz. Manda helicópteros, avionetas con glifosato, hombres del ESMAD a golpearte.

Si Camilo Angó hubiera nacido en el Cauca, si no hubiera emigrado a los EEEUU, hoy viviría el mismo dilema de muchos indígenas: sembrar o morir. Pero Camilo vive en un país donde ya entendieron que la marihuana no mata. Que mata más el delito conexo a su tráfico. Que mata más el dinero en poder del narcotraficante que en poder del Estado.

Por eso la legalizan cada vez más estados y por citar un solo caso, California, ya recoge en impuestos casi dos mil millones de dólares. En total la marihuana mueve en todos los EEUU 86 mil millones de dólares.

Dos veces nuestras exportaciones de hidrocarburos. Solo en el primer año, el Estado de Colorado generó 18.000 empleos alrededor de la venta del Cannabis. La delincuencia ha disminuido en los estados que la han regulado y los niños ya no pueden adquirirla como cuando estaba prohibida, porque los dispensarios solo la venden a mayores de edad.

Si el lema de Duque es “paz con legalidad” debería empezar por legalizar la marihuana y convertir su “economía naranja” en una economía verde.

Nos estamos perdiendo de un negocio impresionante, el negocio del oro verde, que podría salvar nuestra economía tan golpeada por la pandemia. Porque es inaudito, cavernícola, recalcitrante, que una planta que en Colombia genera muerte y violencia “oro rojo”, en otras latitudes esté generando riqueza y empleo “oro verde”.