ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Nacional
Typography

El ser minguero es sentirse orgulloso de pertenecer a una comunidad, de la cultura y de la lucha que se lleva en la sangre, esa que transmitimos desde generaciones milenarias.



La minga se teje desde lo más mínimo, desde cada persona, familia, comunidad y organización. Es el poder compartir, aprender y construir cosas juntos por un fin común y que su causa puede unir más a los pueblos que luchan por la vida, el territorio y la paz. Son estas las razones que motivan a movilizarnos en la minga del sur occidente colombiano.

Los pueblos que caminamos la palabra estamos siendo víctimas de un modelo de muerte, guerra y destrucción, este, que quiere despojarnos de la vida y el territorio.

Es triste ver constantemente asesinatos, masacres estigmatización a las comunidades y un olvido histórico por parte de la ciudadanía en general, pero, en especial del gobierno nacional.

Hay un silencio de los poderes, esos que imponen sus cortinas de humo queriendo callar todos los procesos dignos de un Pueblo que lucha. Su maquinaria está trabajando arduamente en la forma de estigmatizar la minga, utilizando a los medios de comunicación que les sirve a sus intereses y a perpetuar esas cortinas que nublan la realidad de quienes desprevenidos escuchan sus mensajes. Es por eso que ellos dicen que la movilización esta infiltrada por actores armados y sacan cuanta excusa pueden para desviar la atención y mantener al mundo desinformado.

Por eso no nos quedamos quietos y callados, por esa razón nos tejemos desde los Pueblos indígenas del sur occidente y nos unimos con sectores afros, campesinos y sectores populares luchando por la dignidad, haciendo el cambio desde abajo y posesionando nuestra apuesta de vida.

Esto no es un asunto de dinero, se trata de un debate claro contundente y que el Estado asuma responsabilidades en torno a muchas situaciones que son evidentes en el país como despojo de tierras y de culturas, invasión de multinacionales, militarización de territorios.

El Estado y todas las instituciones deben asumir responsabilidades y garantizar procesos de igualdad, porque los Pueblos indígenas tenemos la capacidad de decisión, de igual manera se debe respetar las acciones en torno a la resistencia.

Somos conscientes de que de arriba no va a venir el cambio, el cambio viene de abajo, pero como todos los procesos se debe escuchar nuestra digna rabia y el porqué de nuestras luchas.

Es por eso que nosotros venimos a contar nuestra realidad desde nuestras voces. Por ejemplo, en el Cauca ha sido complejo por la presencia de actores armados, esos que dicen ellos que están infiltrados en la minga, pero les contamos que nosotros por eso hacemos controles territoriales, con nuestra guardia indígena y les dejamos claro que no queremos ningún actor armado en nuestros territorios ni legales ni ilegales, porque ellos dejan a su paso muerte y despojo.

Un ejemplo claro es el informe de Indepaz. En todo 2019 hubo 36 masacres en el país, en las cuales fueron asesinadas 133 personas. En lo corrido del 2020, van 67 masacres en las cuales van 271 personas asesinadas. Esto quiere decir, que en solo dos años de gobierno Duque han ocurrido 103 masacres.

En cuanto al asesinato de líderes sociales, las cifras son todavía más aterradoras. Hasta la primera semana de octubre, en 2020 han sido asesinados 225 líderes en Colombia. Si tenemos en cuenta que en los cuatro años entre 2016 y 2019 fueron asesinados 804 líderes, quiere decir que, desde el año de la firma de los Acuerdos de Paz hasta hoy, hemos perdido 1.029 líderes sociales.

Los firmantes del Acuerdo también han sido sistemáticamente diezmados. Hasta octubre del presente año han sido asesinados 48 firmantes. Y desde el 2016 hasta hoy, han sido asesinados 231 excombatientes.  

El desplazamiento forzado también ha tenido un aumento extremadamente preocupante. En relación con el año pasado, aumentó un 96,8%, con al menos 16.190 desplazados hasta inicios del pasado mes de agosto. Se estima que, para finales del año, en Colombia seamos 9.000.000 de víctimas del conflicto, la inmensa mayoría de ellos son desplazados por la violencia.

Las desapariciones forzadas no han dejado de crecer. En los últimos cuatro años se han reportado al menos 16.313 desapariciones, 9.667 de estas han ocurrido solo en los últimos dos años. Desde diciembre de 2016 hasta agosto de 2020 al menos 466 de esas desapariciones fueron relacionadas con la violencia y el conflicto armado.

Las amenazas individuales y colectivas también han aumentado. En los últimos cuatro años, se cuentan solo en el Cauca y frente a los Pueblos indígenas 707 amenazas. Tan solo en lo corrido del 2020 se han registrado al menos 133 amenazas colectivas, una cifra cuatro veces mayor a la del 2019.

Por eso  caminamos la palabra para que el resto del país escuche y conozca nuestras realidades esa palabra que quiere llegar sin filtros y que quiere unirnos, sabemos que en el país hay muchas similitudes a nuestras problemáticas por eso caminamos y le apostamos a unirnos, para esto debemos conocer desde el sentir, y entender que las diferencias no son tan grandes cuando entendemos las causas y sueños, ellos que le apuestan a dejar a las futuras generaciones una posibilidad de vivir dignamente, por eso siempre pensamos en los que vienen, quizás muchos no podamos disfrutar de tranquilidad muchos partiremos, pero que quede la semilla de lucha para nuestros hijos e hijas, y que pueda pervivir la cultura e historia que con ellos puede pervivir en tiempo y espacio, los invitamos a unirnos a la minga que se mueve, teje, construye y sueña cambios que nos traigan dignidad y vida a los Pueblos y procesos que luchan.

14 de octubre de 2020

(*) Tejido de comunicación para la verdad y la vida del Consejo Regional Indígena del Cauca  

Adendum:
Juan Carlos Hurtado Fonseca, en el Semanario VOZ, bajo el título "Minga Social pide debate con Duque" precisa:

La Minga Social y Comunitaria del Suroccidente Colombiano por la Defensa de la Vida el Territorio la Democracia y la Paz que desde la semana pasada se moviliza principalmente en los departamentos de Cauca y Valle del Cauca, ha manifestado que tiene tres objetivos principales:

Un rechazo público a la continuidad de la violencia sociopolítica contra pueblos y comunidades, es decir, los homicidios, masacres, atentados, amenazas, desapariciones y desplazamientos forzados, cometidos contra personas, líderes sociales, defensoras de Derechos Humanos. Asimismo, contra la brutalidad policial en las protestas.

En segundo lugar, se oponen a la política económica y social, y a la política minero-energética del Gobierno nacional porque atenta contra la vida y pervivencia de pueblos y comunidades.

Y, exigen un camino seguro para la paz y garantías para el cuidado y protección de la vida, los ecosistemas, la integridad y seguridad de las y los ciudadanos.

Por lo anterior, su lema ha sido la defensa de la vida, el territorio, la paz y la democracia. La Minga va mucho más allá de las organizaciones indígenas, pues esta vez participan organizaciones campesinas de 19 municipios, Fensuagro, Marcha Patriótica, el Congreso de los Pueblos, el Partido Comunista, Juventud Rebelde, redes de derechos humanos, organizaciones estudiantiles universitarias del Valle y el Cauca, y organizaciones indígenas como el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), entre otras.

La historia se repite

El 12 de octubre, alrededor de siete mil manifestantes de las organizaciones integrantes de la minga arribaron en caravana a Cali donde sus representantes se reunieron con una delegación del Gobierno nacional. No obstante, habían advertido que si el mismo presidente de la República no los escuchaba para dar un debate político marcharían hacia Bogotá.

Justamente el día de la movilización, fue la fecha que el dirigente indígena Ermes Pete Vivas, Consejero mayor CRIC, calificó como el día de la resistencia: “Es el día en que se colonizó a nuestra gente, es un día que no podemos olvidar las masacres físicas y culturales que hicieron”.

Para intimidarlos, el Gobierno militarizó la vía Panamericana, aseguró que estaban infiltrados por grupos armados ilegales y desde un helicóptero militar les dijeron que al movilizarse de manera masiva corrían peligro de contagiarse con el covid-19.

Dirigentes de la Minga Social respondieron asegurando que el asunto de la pandemia no ha sido atendido de manera efectiva por parte del Gobierno nacional y pidieron pruebas de infiltraciones de grupos armados.

Aseguraron que son los mismos señalamientos que les han hecho desde hace muchos años para estigmatizarlos, tratar de ilegitimar sus exigencias y justificar la violencia contra ellos. “Han querido justificar las masacres con señalamientos y estigmatizaciones contra los campesinos, afros, indígenas y todos quienes vivimos en el campo”, comentó el consejero mayor del CRIC.

En el mismo sentido, la consejera mayor Aída Quilcué responsabilizó al Gobierno nacional de la violencia que vive el departamento del Cauca con el regreso del paramilitarismo y por los crímenes de la Fuerza Pública.  

El líder indígena agregó: “Lo que ahora pedimos es paz porque, aunque no soy santista, en ese gobierno se vivió en tranquilidad en los territorios, pero apenas llegó este gobierno y empezó el desmonte del Acuerdo de paz nos llevó a masacres y violencia que vive el departamento del Cauca”.

Sin reivindicaciones
La novedad en esta movilización es que no son los más de mil incumplimientos gubernamentales con los indígenas los que los motivaron. “Los ejes de la movilización son el derecho a la vida, en el que se le exige al Gobierno el reconocimiento del paramilitarismo y su compromiso para combatirlo, la doctrina militar y policial, garantía para la vida, que paren las masacres y los genocidios. Pero también reforma agraria, el extractivismo minero, el derecho a la territorialidad tanto en lo urbano y lo rural”, explicó a VOZ Luis Eduardo Bravo del Proceso de Unidad Popular del Sur Occidente Colombiano, Pupsoc, que agrupa a más de 90 organizaciones populares.

“Lo que queremos es dar el debate con el presidente de la República frente a cuatro temas: vida, territorio, democracia y paz. Esperamos que venga porque estamos cansados de hablar con ministros y consejeros, el debate es con el presidente como jefe de Estado”, argumentó Ermes Pete Vivas al momento de arribar a Cali y cuando confirmaba vía telefónica una reunión con delegados del Gobierno nacional que contó con participación de altos consejeros presidenciales y los ministros, excepto el de Defensa.

En esta, realizada en horas de la tarde del pasado lunes, los ministros se mostraron extrañados con la movilización porque el Gobierno ha estado cumpliendo con todos los compromisos.

Democracia real

En cuanto al tema de la democracia, los manifestantes piden garantías para la protesta social, los derechos económicos, culturales y ambientales, participación social y política que incluyen consultas previas y reconocimientos al campesinado como sujeto de derechos.

Acerca de la paz, la Minga Social solicita el cumplimiento e implementación del Acuerdo de La Habana realizado con las FARC y continuidad a los diálogos con el ELN.

Al no tener reivindicaciones puntuales, la Minga en carta dirigida al primer mandatario de los colombianos el pasado 6 de octubre, le recuerda que en 2019 él había adquirido el compromiso de dialogar con ellos en el municipio de Caldono, y aunque llegó hasta allá no se reunió con la población que lo esperaba.

De la misma manera, expresan: “Igualmente como integrantes del paro nacional iniciado el año pasado, hemos estado a la espera de respuestas ciertas al pliego nacional presentado ante su Gobierno, pero no hemos visto más que desconocimiento y displicencia ante todos quienes nos movilizamos, como lo ocurrido con el movimiento universitario en el 2018, quienes defendían en la calle el derecho a la educación, exigiendo mayor presupuesto”.

En la misiva agregan que se quedaron esperando las disculpas del ministro de Defensa por los excesos de la fuerza pública con lo que se pretende normalizar la violencia estatal, argumentos suficientes para pedir la renuncia de Carlos Holmes Trujillo (…)

“La idea es discutir directamente con Duque acerca de los puntos y diferencias políticas que se tienen con su Gobierno y si eso no pasa, la idea de varias organizaciones es continuar hacia Bogotá con escalas en varias ciudades en las que se socialice y se convoque a otras organizaciones para sumar y oponernos a la política de segregación y violencia”, concluyó Ermes Pete Vivas.

Sin embargo, también había propuestas de realizar acciones de movilización y bloqueo de vías en la región.

Tejido de comunicación para la verdad y la vida (*)

Tomado de cric-colombia.org y https://semanariovoz.com/minga-social-pide-debate-duque/