Nacional
Typography

Como señalara Oto Higuita, realmente existen 2 agendas políticas para “la paz” en Colombia: de un lado, la neoliberal santista, y su hermana gemela, la "paz" de los sepulcros Duque-uribista y del otro la Paz con Justicia Social.



La “paz” santista con todo su aparato burocrático-militar- estatal, buscó principalmente desarmar y desmovilizar a las FARC y al ELN al menor costo social y político para su clase, con cambios mínimos en la estructura de poder, y podría ser llamada la “paz barata” de una fracción de la burguesía.

A su lado, y en plena acción, está la "paz" de los sepulcros, la de extrema derecha encabezada por el Centro Democrático y sus aliados (terratenientes, “nuevos” propietarios de tierras expropiadas, narco-paramilitares, las iglesias reaccionarias, y los falsos moralistas como el ex procurador del OPUS DEI), hermana gemela de la “paz” neoliberal santista, que busca desconocer los Acuerdos para completar la tarea de “liquidar” el enemigo interno y dejar inmodificable la estructura de poder.

De otro lado está la Paz con Justicia Social que pasa por la implementación y cumplimiento de los acuerdos, buscando el fin del conflicto armado y cambios profundos en las estructuras socio-económicas, política y culturales, que necesita la mayoría del Pueblo colombiano, pero que va tomar años de lucha, movilización, lágrimas y sangre, tal y como se avizora en el panorama con los asesinatos y amenazas a los líderes y lideresas de los movimientos sociales.

Durante años Santos mantuvo cómplice indiferencia frente a los asesinatos de líderes sociales, mientras su ministro de defensa (ó de guerra), legitimaba los crímenes asegurando que eran debidos a "líos de faldas" y problemas entre vecinos, y la "Unidad Nacional de Protección" hacía exigencias burocráticas a los amenazados y, en muchos casos, solo después de 30 días se limitaba como “defensa” a entregarles un celular.

Ahora, ¡por fin!, el indigno premio nobel "de paz", nos anuncia que tomará medidas, que más parecen "puro bla, bla, bla":

1. Acelerar y ampliar el programa de medidas colectivas de seguridad a 10, sumando los municipios de Corinto, Cáceres, El Bagre, Buenaventura, Quibdó y Tame.
2. Crear un Plan Urgente de Intervención (fase inicial por 30 días) en cabeza del Ministerio de Defensa Nacional para las zonas más afectadas por estos hechos en Cauca, Antioquia, Norte de Santander, Valle, Risaralda, Nariño, Córdoba y Chocó.
3. Priorizar el componente de seguridad a líderes sociales y de DDHH dentro del Plan Horus, complementado con acciones de control microfocalizados en veredas priorizadas.
4. Poner en marcha las Unidades Básicas de Protección (UBP), dependientes de las Seccionales de Protección de la Policía para desarrollar esquemas colectivos.
5. Fortalecer la Unidad Nacional de Protección. “Esta unidad ha hecho una gran gestión en la protección de líderes pero somos conscientes de que debemos hacer más”, declaró Santos.
6. Entre las acciones pendientes se destacan: más recursos para los estudios de riesgo colectivo, más presupuesto para ampliar esquemas individuales e implementación de la Ruta Colectiva de Riesgo.
7. Desde el Ministerio de Defensa se fortalecerá el instrumento de reacción rápida que hoy atiende las alertas generadas por le Defensoría al interior del Sistema de Prevención y Alerta creado en el acuerdo de paz.
8. Crear una ventanilla única de denuncia en el Ministerio del Interior a través de una línea para la recepción de información oportuna sobre amenazas contra líderes sociales y defensores de DDHH.
9. Crear un sistema de recompensas por toda información que permita identificar a los responsables de los atentados contra los líderes sociales y de DDHH, recompensas que serán aún mayores por la identificación de autores intelectuales de estos crímenes.

“Reitero mi compromiso, el del gobierno nacional, el del Estado en su conjunto, de trabajar sin descanso para garantizar la protección de líderes sociales, de defensores de derechos humanos, colectivos, grupos y las comunidades en riesgo. Las comunidades, los líderes sociales no están solos. Los vamos a proteger. Los asesinos no pasarán. La paz saldrá avante”, expresó de manera demagógica.

Según los datos suministrados por la Fiscalía durante la reunión, también se han presentado 67 homicidios de excombatientes de las Farc en los últimos dos años. 35 en este 2018 y 32 en 2017.

El asesinato de líderes sociales, defensores de DDHH, dirigentes de juntas comunales, reclamantes de tierras, activistas de Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos, de la Unión Patriótica, y del Partido Comunista Colombiano son un hecho sistemático, que se intensificó en las últimas semanas después del triunfo de Iván Duque/Uribe a la presidencia.

El Partido Comunista Colombiano ha denunciado con firmeza esta nueva fase de genocidio, y seguirá luchando por la Paz con Justicia Social que reclama el Pueblo Colombiano.

Fuentes:
https://www.telesurtv.net/bloggers/La-paz-neoliberal-santista-la-paz-de-los-sepulcros-uribista-20170128-0003.html
https://elpais.com/internacional/2017/11/28/colombia/1511828937_488099.html
https://www.semana.com/nacion/articulo/defensoria-del-pueblo-282-lideres-sociales-asesinados-en-colombia/558634
http://www.pacocol.org/index.php/noticias/conflicto-armado/3760-lios-de-faldas-palabras-que-matan-y-legitiman-el-crimen-en-colombia-videos
http://www.elmundo.com/noticia/Santos-anuncio-medidas-tras-reunion-de-la-Mesa-Nacional-de-Garantias-/373154
http://pacocol.org/index.php/comite-central/5275-el-partido-comunista-colombiano-invita-a-participar-en-la-velaton