Nacional
Tipografía

El asesino Julio Alberto Reyes fue liberado por la justicia colombiana en 2016 por supuestos "trastornos mentales" a pesar de que medicina legal rechazó los argumentos del agresor.



El expresidiario colombiano Julio Alberto Reyes, quien asesinó este martes a su expareja, Claudia Rodríguez, en el centro comercial Santafé de Bogotá, ingresó a la cárcel en 2006 por homicidio y fue liberado en 2016 ante apelaciones médicas.

En contra de Reyes había una condena de 22 años de cárcel por doble homicidio, maltratos y acoso a su esposa. En 2006 ingresó a un bar, asesinó a dos personas e hirió de gravedad a quien fuera su esposa en ese momento, ante la condena alegó "problemas mentales". Un dictamen que hizo medicina legal dijo: "No se encontró evidencia clínica que para el momento de los hechos Reyes presentara alteración mental tal que le impidiera comprender la realidad".

A pesar de esto, la defensa de Reyes logró convencer a la Corte Suprema de Justicia de que el homicida padecía epilepsia desde los ocho meses, depresión "profunda" y esquizofrenia para reducirle la condena. Estos mismos argumentos utilizaron los abogados de Jonathan Vega en 2016, agresor que utilizó un ácido contra Natalia Ponce de León, deformándole la cara y a quien se le redujo la condena por sufrir "problemas mentales" y ser adicto a la heroína y el LSD.

"Las personas enfermas no pueden ser tratadas de la misma manera, la justicia colombiana los debe tratar en los centros especializados", dijo la juez Shirley del Valle. La ley 599 del Código Penal de Colombia establece que en diez años se cumple la sentencia para quienes tengan un trastorno mental.

Claudia Rodríguez y Alberto Reyes se conocieron en Bogotá, capital de Colombia, y como pareja vivieron un tiempo en la ciudad de Medellín pero debido a los maltratos, Claudia decidió separarse de Reyes y mudarse nuevamente a Bogotá.

La policía implementó un esquema de protección tras las denuncias de acoso presentadas por Rodríguez, pero las medidas no llegaban al lugar donde trabajaba Claudia.

El asesinato de Rodríguez despertó nuevamente en Colombia voces de indignación y reclamo frente a los feminicidios y violencia contra la mujer.

La Fiscalía de Colombia recibió desde 2013 y hasta fines de marzo de 2017, 345 denuncias de feminicidio y la entidad realizó 153 capturas entre 2015 y fines de marzo de 2017.

TeleSUR