Nacional
Tipografía

Treinta años después de sufrir la desaparición, tortura y asesinato de su padre, Francisco Gaviria, dirigente de la Unión Patriótica, el 10 de diciembre de 1987, Alejandra Gaviria estuvo en el Congreso de la República para hablar a nombre de las víctimas de crímenes de Estado en la audiencia pública especial realizada en el Congreso de la República el 9 de abril, Día Nacional de las Víctimas.



Alejandra no fue escuchada por el senador Álvaro Uribe Vélez, quien se retiró de la audiencia porque no se le dio de inmediato el derecho a la réplica, hecho que fue duramente cuestionado por esta líder social, quien, además, les recordó a los periodistas que ellas tienen el mismo derecho a ser escuchadas que el senador.

Este reclamo generó una airada reacción de la representante a la Cámara María Fernanda Cabal, quien defendió a su caudillo porque no se le entregó de inmediato el derecho a intervenir. Esto fue lo que le respondió Alejandra Gaviria a la congresista.

No contenta con su diatriba contra la hija del asesinado dirigente de la Unión Patriótica, la parlamentaria uribista que mandó al infierno al nobel Gabriel García Márquez les gritó “vagos” a las víctimas del conflicto armado que se encontraban a las afueras del Congreso.

Además de exigirle al senador Uribe respeto a las víctimas del conflicto armado, los integrantes del Movice le dijeron al exgobernador de Antioquia que deje avanzar la implementación del Acuerdo de Paz y que se conozca toda la verdad sobre los responsables de los crímenes más atroces cometidos en 52 años de guerra que ha vivido Colombia.

Vea la nota completa en este video

Pazífico Noticias