Nacional
Typography

El futuro de Colombia y Nuestra América no puede ser la Guerra. La conquista del fin del conflicto armado con las FARC EP y el objetivo de una Paz Completa que implique el respeto y cumplimiento de los compromisos adquiridos por las partes, así como la solución política con el ELN, se ha convertido en toda una carrera de obstáculos.



A la histórica resistencia de las élites nacionales para implementar lo acordado, y aceptar cambios y reformas democráticas, peligrosamente se ha venido sumando el recrudecimiento de la violencia política durante los últimos meses mediante la reactivación del paramilitarismo, el aumento de las amenazas, los asesinatos a líderes y lideresas sociales, y el retorno de actos de terror totalmente reprochables.

Así mismo, las derechas continentales, alimentadas de las posturas más extremistas, conservadoras y reaccionarias, patrocinadas por el imperialismo estadounidense en la versión del actual presidente republicano Donal Trump buscan, sin límite alguno, castigar a los pueblos y gobiernos soberanos del continente e imponer en estos países a cualquier precio a sus gobernantes.

Estas actuaciones injerencistas además de un irrespeto abierto a la legalidad internacional que falsamente dicen defender, en especial al principio de no intervención, pretenden desprestigiar y anular cualquier proyecto político de poder alternativo que se atreva, así sea levemente, a cuestionar la pretendida hegemonía capitalista y sus expresiones políticas tradicionales.

En este momento decisivo de la historia latinoamericana, la solidaridad con el pueblo y el gobierno democráticamente elegido en Venezuela, el rechazo a todas las medidas de bloqueo económico y político, así como a cualquier intervención militar extranjera, y la manifestación a favor de una salida política y diplomática a la crisis que afronta la hermana república en el marco de su constitución, es y seguirá siendo, la conducta ética y política de la Unión Patriótica.

Llamamos a todos los demócratas de la nación a no ser indiferentes y denunciar la actitud cómplice del Gobierno de Iván Duque que como el nuevo Caín de América, se arrodilla ante las órdenes y generales del Comando Sur de los Estados Unidos, y avala el Golpe de Estado y la guerra integral contra un pueblo hermano.

Este comportamiento indigno del Presidente, su Canciller y la élite económica y política que representa, contrario al ordenamiento constitucional que exige el respeto a la soberanía de las naciones hermanas y a la legalidad internacional; así como su política de incumplimiento y ataque a los acuerdos de paz, buscan reposicionar en la vida nacional la política del miedo para justificar e imponer su agenda de seguridad, y desviar la atención de los cada vez más escandalosos casos de corrupción, y ausencia de política social para atender las necesidades apremiantes de las comunidades.

Convocamos a fortalecer la denuncia contra la guerra y en defensa de la vida. No heredemos a las futuras generaciones más conflictos armados de los que ya la sociedad colombiana ha tenido que padecer durante toda su existencia.

Invitamos en este 2019 a los y las afiliadas de la Unión Patriótica, a sus simpatizantes y amigos, así como a sus aliados en todo el territorio nacional y el extranjero, a seguir tejiendo en la resistencia y la lucha social y política, las alianzas y convergencias indispensables para defender la vida y la democracia.

Reafirmamos el compromiso de la UP con candidaturas unitarias y de coalición para las elecciones locales que se efectuaran el próximo 27 de octubre. El camino de la victoria, no será otro que el camino de la Unidad.

Bogotá, enero 31 de 2019.

Comité Ejecutivo Nacional