Nacional
Typography

El jueves cerca de doscientas personas realizaron un plantón solidario con el pueblo venezolano en la embajada de los Estados Unidos en Bogotá. La protesta pacífica protagonizó quema de banderas estadounidenses, consignas en contra de la guerra y reclamos a favor de la autonomía y autodeterminación del vecino país. Aunque la vigilancia por parte de la Policía Nacional fue intensa, la protesta transcurrió con normalidad.



Johan Castillo, integrante del movimiento social y político Congreso de los Pueblos expresó durante la manifestación: “Hoy en día la solidaridad de los pueblos latinoamericanos es más que necesaria. Debemos reflejar nuestro apoyo al proceso bolivariano y sus enseñanzas de poder popular y gobernanza, existe un interés estratégico por recuperar el petróleo del pueblo de Venezuela para el servicio del capital, y esto nos pone en un campo de guerra”.

Venezuela sufre una guerra desde hace más de dos años. Su economía ha sido víctima de un infortunado y constante bloqueo comercial, que le impide utilizar el dinero generado por la extracción petrolera. Sus reservas internacionales están bloqueadas para el manejo soberano del gobierno de Nicolás Maduro, con el agravante de que sí pueden ser utilizadas por el recién autoproclamado, Juan Guaidó.

Sin embargo esto no es lo más grave. El gobierno de los Estados Unidos ha manifestado una posible intervención militar, y así generar un golpe de Estado en Venezuela. El Gobierno de Colombia, junto a los demás reunidos en el Grupo de Lima expresó su interés para colaborar en esta empresa intervencionista, y las siete bases militares estadounidenses que desde el territorio colombiano están dispuestas para la guerra lo demuestran.

Hay que destacar que cualquier intervención extranjera en contra de la soberanía y autodeterminación de un Estado-nación viola el Derecho Internacional. La Organización de las Naciones Unidas -ONU- ya se manifestó al respecto y expresó rechazo, no solo a la guerra económica que sufre Venezuela, sino a la posible intervención militar. El diálogo entre las partes que se encuentran en disputa por el ejercicio del poder gubernamental en el vecino país es la salida. Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, se ofreció como mediador para ayudar a superar la crisis.

Colombia Informa