Nacional
Typography

Iván Cepeda, de la Comisión de Paz del Senado colombiano, pidió hoy la renuncia del director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), Darío Acevedo.



La petición fue realizada durante el debate de control político al que fue citado Acevedo en el Congreso, sobre la protección de la memoria y la verdad de las víctimas del conflicto armado, una cifra que varias fuentes ubican por encima de los ocho millones.

Durante el mismo, Cepeda señaló que, tras un seguimiento riguroso a declaraciones y denuncias que han llegado desde la posesión de Acevedo, se logró identificar líneas negacionistas en la política institucional del funcionario que cuestionan fuertemente su idoneidad para seguir al frente de la institución.

La revisión histórica es legítima, pero la política del director Acevedo, es poner en duda ni más ni menos la existencia misma de los hechos, negando así la posibilidad de construir una memoria, expresó.

Por eso, subrayó, este debate lo hemos llamado Protejamos la Memoria, pues está amenazada la existencia de la memoria y la historia de la violencia contemporánea.

Entre las líneas institucionales detalladas por el congresista con las que, en su opinión, Acevedo pretende retornar al negacionismo se menciona: negar la existencia del conflicto armado.

Adicionalmente, volver a la época en que se desconocía las víctimas del Estado, las víctimas de la desaparición forzada, del desplazamiento e impedir que se reconozcan las víctimas del genocidio y de los llamados falsos positivos (muertes de civiles registradas como caída de guerrilleros en combate).

Unido a ello, minimizar la responsabilidad del Estado y los paramilitares, poner en duda la usurpación masiva de la tierra como causa del conflicto armado, y negar la legitimidad del proceso de paz.

Cepeda anunció que presentará queja disciplinaria contra Acevedo para que la Procuraduría General de la Nación investigue los siguientes hechos: conflicto de intereses, censura y desconocimiento de las iniciativas de las víctimas, desconocimiento a los requerimientos del Congreso de la República, y declaraciones en contra del proceso de paz.

Si se destruye los hechos y su memoria, se consolida la impunidad absolviendo de toda responsabilidad a los máximos autores de crímenes de lesa humanidad, se destruye a las víctimas ya no solo de manera física sino también de manera epistemológica, conceptual, simbólica, alertó el senador.

Además, puntualizó, se generan condiciones para la repetición de los crímenes y la defensa del régimen político o del estado de cosas en el que se propiciaron esos crímenes.

El debate de este martes fue impulsado por Cepeda; Antonio Sanguino, del partido Alianza Verde; María José Pizarro, segunda vicepresidenta de la Cámara de Representantes; y Feliciano Valencia, del Movimiento Alternativo Indígena y Social.

Prensa Latina