La campaña electoral de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) está siendo sometida a una suerte de bullying criminal por bandas agresivas que pretenden sabotear sus actos políticos en distintas ciudades, mediante la violencia. Los casos más peligrosos fueron en Quindío y Risaralda, la semana pasada, cuando los representantes del nuevo partido, incluyendo a su candidato presidencial, Rodrigo Londoño, fueron abucheados y agredidos por bandas fascistoides coléricas.

Leer más...

Más artículos...