Todos los sectores de la opinión, especialmente la izquierda y corrientes avanzadas, han reconocido el hecho innegable de encontrarnos en un momento distinto de la vida nacional. Ello implica una valoración afirmativa del tránsito propuesto por las FARC-EP a una solución política, el logro de un acuerdo que ha empezado a romper el circuito de las impotencias para generar el cambio, la difícil implementación y los enormes escollos que a cada paso se han ido tejiendo en el pugilato entre los factores de avance y las poderosas fuerzas de la inercia.

Leer más...

Más artículos...