Salud
Typography

Considerado “histórico” por las autoridades, un plan para supuestamente mejorar el sistema de salud pública en Chile genera hoy críticas y dudas sobre sus reales alcances.



Presentado por el presidente Sebastián Piñera, el programa, denominado “Mejor Fonasa” (en referencia al Fondo Nacional de Salud) buscaría beneficiar a 14,5 millones de afiliados al seguro público de salud y prevé reducir las largas listas de espera en la mayoría de los servicios médicos.

Asimismo habla de un Plan de Salud Universal que cubra las necesidades de las familias, garantizado las atenciones requeridas, y reducir los costos, estableciendo que el Estado financie al menos el 80 por ciento.

Según el mandatario, con esta iniciativa el gobierno se hace cargo de los problemas que hoy tiene el sistema de salud pública, luego de escuchar “con atención y humildad a la gente”

Sin embargo, el presidente de la comisión de Salud del Senado, Rabindranath Quinteros, advirtió que las autoridades no señalan nada sobre el financiamiento de este proyecto de ley y consideró que mientras ese tema no esté totalmente aclarado el programa será “letra muerta” (…) “esta no es la reforma integral que espera la ciudadanía y que fue prometida por el gobierno, pues la gente quiere un sistema único que garantice a todas las personas una salud oportuna y de calidad, sin importar sexo, edad o condición económica, pero la propuesta del gobierno es muy limitada”

Para el diputado del frente Amplio Miguel Crispi, el país necesita “una reforma profunda que acabe con la salud dividida entre ricos y pobres, que por décadas ha profundizado las desigualdades y el descontento en el país”

Por su parte, los presidentes de nueve partidos de oposición en un comunicado criticaron que la agenda de salud del gobierno solo sirve para privatizar el sistema y entregar más pacientes a clínicas con fines de lucro.

Los partidos Socialista, Comunista, Revolución Democrática, Por la Democracia, Progresista, Convergencia Social, Humanista, Radical y Comunes, advirtieron que los gremios y colegios profesionales de la salud, plantean una agenda distinta y encaminada a superar la actual crisis sanitaria en el país.

Advirtieron que tras el denominado Plan Universal de Salud se esconde la intención de profundizar el concepto del Estado subsidiario y la defensa al mercado en la salud.

Según los firmantes, el plan implicaría acelerar el desmantelamiento de la red pública de salud, fortalecer el mercado y empeorar los beneficios que actualmente tienen los afiliados del Fonasa.

Adendum:
La situación de la Salud es fruto de las políticas neoliberales aplicadas en Chile y la situación en Colombia es muy similar.

En Chile los partidos políticos de oposición recalcaron que “hace cuatro décadas el sistema de salud está agonizando, en una sociedad que protege el lucro por sobre los Derechos Humanos” y criticaron “los tiempos de espera excesivos en el sector público y la deshumanización generalizada de la salud”.

Pidieron “aumentar el gasto público en salud a un 6% del PIB”, y “transformar la salud en un derecho” y destacan:

“En el proceso constituyente que se aproxima, debemos establecer que: Todas las personas tienen el derecho de vivir con condiciones de calidad de vida y ambientales que propicien la salud y un sistema público que la resguarde, garantizando la promoción de la salud y el acceso al cuidado preventivo, curativo, y de rehabilitación accediendo según necesidad, sin importar la capacidad de pago”

“Que siendo un sistema universal, éste debe resguardar y respetar los derechos de la diversidad cultural, sexual, o de las necesidades especiales de cualquier otro grupo, asegurando una participación social directa en su gobernanza en todos los niveles”

“Asegurando acceso a medicamentos a muy bajo costo y gratuitos”

“Mediante un trabajo con organizaciones sociales, se requiere reformar la Atención Primaria para que esté a cargo de un territorio, de toda la población que lo habita y de las condiciones de vida”

“Se deben reformular sus responsabilidades para realizar acciones integrales, individuales y comunitarias, que previenen y resuelven lo urgente, lo más frecuente y lo más grave (desde riesgos medioambientales, sociales y laborales hasta consecuencias como la obesidad, cardiovascular, cáncer, salud mental, abuso de drogas, discapacidad, salud bucal, dolor crónico, y otras prioridades) de la infancia hasta los adultos mayores” y “lograr una estrecha coordinación con hospitales y otros sectores, como educación, deporte, vivienda y trabajo, garantizando una participación efectiva de las comunidades, asegurando un financiamiento al primer nivel de atención”

“Se requieren también reformas urgentes para aumentar, retener y estimular al personal sanitario público, mejorando la formación, condiciones de trabajo y desarrollo para satisfacer las necesidades de la población”

“Esta y otras medidas permitirán eliminar los negocios de la salud pública, evitando ineficiencias y confundir el interés del paciente con el interés del lucro”

“Estas reformas, que esperamos construir en conjunto con las organizaciones sociales de la salud, serán parte de una transformación mayor del Estado en medio de este proceso constituyente para otorgar dignidad, mejorar la calidad de vida, terminar con la odiosa separación de sub-sistemas para chilenos de primera y segunda clase, y fomentar el desarrollo pleno de todas las personas, familias y comunidades”

Fuentes:
https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=331967&SEO=criticas-en-chile-reforma-de-salud-publica-presentada-por-pinera
http://www.elsiglo.cl/2020/01/06/pc-ps-pro-cs-ppd-ph-pr-rd-y-comunes-por-un-nuevo-sistema-de-salud/