Salud
Typography

El Colegio Médico de Chile reportó el viernes 3 de enero que ya son 360 los casos de personas con graves lesiones oculares, producto del lanzamiento de balines y bombas lacrimógenas por parte de los "Carabineros" (el ESMAD chileno).



El propio Piñera y los Carabineros dijeron hace algunos días que ya no se usarían escopetas de balines para reprimir a los manifestantes, pero ahora los policías están lanzando bombas lacrimógenas a las cabezas y rostros de las personas que protestan.

El vicepresidente del Colegio Médico, Patricio Meza, expresó su inquietud por “la proporción de pacientes” que siguen siendo atendidos por trauma ocular, y enfatizó:

“Queremos solicitar una vez más que se revisen por un lado los protocolos (de Carabineros) y se respeten, porque en ningún protocolo dice, salvo excepciones muy específicas, que una bomba lacrimógena debe usarse al nivel de la cara”.

Las lesiones incluyen ceguera, pérdida del globo ocular, traumatismos y otro tipo de heridas en el rostro. Hasta el momento ningún uniformado ha sido formalmente acusado por las autoridades de esas acciones, garantizando la total impunidad de los policías criminales.

Uno de los últimos casos fue el del estudiante de medicina, Diego Lastra, quien perdió la visión del ojo izquierdo tras recibir el impacto de una bomba lacrimógena en el rostro, la noche de Año Nuevo en la Plaza de la Dignidad.

La madre de Diego, María José Tapia, emplazó a Piñera, para exigirle que él se haga responsable y tome medidas para que terminen las acciones represivas que causan heridas en los ojos con serias secuelas físicas y psicológicas.

Doña María José escribió: “Quiero dirigirme a usted señor Presidente, quiero pedirle que por favor, basta. Yo estoy aquí en estos momentos porque no quiero que haya más madres sufriendo por sus hijos mutilados”.

En Valparaíso igual situación sufrió el profesor Matías Orellana, impactado por una bomba lacrimógena durante la madrugada de Año Nuevo, resultando con la pérdida total de la visión de su ojo derecho.

El pasado 10 de diciembre, día internacional de los Derechos Humanos (DDHH), el Pueblo chileno salió a las calles en la denominada "Marcha por los ojos de Chile" la cual también fue reprimida violentamente.

Los asistentes acudieron con carteles que tenían dibujado un ojo para recordar a quienes perdieron uno o sus dos ojos debido a las armas “no letales” que les disparan a la cara.

La represión ordenada por el dictador Piñera ha dejado más de 3.000 heridos, y el Partido Comunista de Chile anunció que lo denunciará ante la Corte Penal Internacional (CPI) por su responsabilidad en la violación de los DDHH.

Piñera, al igual que Duque, se ha dedicado durante su nefasto gobierno a parlotear sobre la “crisis” y la “emergencia humanitaria” en Venezuela, por ello viajó a Colombia en febrero de 2019, para apoyar al títere imperial Juan Guaidó, quien atravesó la frontera gracias a la coordinación que hiciera el gobierno Duque/Uribe con el grupo narco-paramilitar de los rastrojos.

En Cúcuta la actitud cómplice de la policía colombiana el 24 de febrero permitió que vándalos encapuchados, causaran disturbios sobre el Puente Simón Bolívar, lanzando piedras y bombas molotov, las cuales finalmente ocasionaron la quema de 2 camiones con la supuesta “ayuda humanitaria”.

Los ojos del Pueblo Chileno claman que el dictador Sebastián Piñera renuncie.

Fuentes:
http://www.elsiglo.cl/2020/01/03/el-emplazamiento-de-una-madre-a-pinera-por-victimas-oculares/
https://www.pacocol.org/index.php/noticias/internacional/10483-partido-comunista-de-chile-denunciara-al-dictador-pinera-en-cpi
https://www.pacocol.org/index.php/noticias/salud/10309-los-ojos-del-pueblo-chileno-acusan-al-esmad-terrorista