ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Salud
Typography

En la medida en que el “coronavirus” afecta a más habitantes de China y se extiende por otros países, crecen las sospechas de que ese germen fue creado en laboratorios de EEUU como arma bacteriológica de la guerra comercial que Washington desata contra el gigante asiático.



Varias declaraciones recientes de altos cargos de la Casa Blanca y una cada vez más intensa campaña mediática internacional anti-china alimenta la hipótesis de que la administración del mandatario Donald Trump es la responsable de esa epidemia.

Fíjense en lo que manifestó este 31 de enero el secretario de Comercio Wilbur Ross: “el brote de coronavirus que ha contagiado a miles de personas podría impulsar la economía estadounidense”.

Pero dijo más: “ayudará a acelerar el regreso de empleos a Norteamérica”.

Tales afirmaciones de Ross siguieron a otras del secretario de Estado de Washington, “Mike” Pompeo, quien en medio de la emergencia que vive el mundo por la referida enfermedad “identificó a China como una amenaza a los principios democráticos internacionales”.

A la vez importantes empresas transnacionales y líneas aéreas de EEUU y otros países han suspendido sus operaciones con y en el gigante asiático, mientras embajadas han disminuido su personal diplomático.

Por su parte, los grandes emporios de la información no paran un segundo de crear el pánico en todo el planeta tierra, dando cifras de muertes y contagiados por el “coronavirus”, sin mencionar para nada los intensos esfuerzos que realiza Beijing por detener esa dolencia.

Las autoridades chinas, junto su Pueblo y el ejército, construyen hospitales en poco más de 10 días para brindar asistencia a los enfermos, y son optimistas en que encontrarán pronto el medicamento curativo.

Empero, silenciar todo ello es parte de la campaña “chinofóbica” “made in USA” que protagoniza la administración Trump, entre otros propósitos con el de desviar la atención del juicio político a que está siendo sometido el inquilino de la Casa Blanca.

No pocos interrogantes saltan a la luz, entre ellos: ¿Por qué el “coronavirus” coincidió con el denominado impeachment a Trump, y en medio de su campaña electoral hacia su reelección en los comicios de 2020? ¿Por qué en plena guerra comercial contra Beijing que evidentemente Washington sabe tiene pérdida?

El mundo conoce bien, aunque se trate de esconder, que sucesivos regímenes de EEUU han acudido a la guerra biológica para derrocar gobiernos considerados “adversos”, desatar conflictos entre naciones, y exterminar poblaciones.

Cuba, por ejemplo, demostró que a principios de la década de los años 80 de la centuria pasada fue víctima de ataques biológicos con la introducción del “dengue hemorrágico”, el cual provocó la muerte de 158 personas, en su mayoría niños.

La conflagración biológica de EEUU contra la mayor de las Antillas incluyó en la década de los años 70 la llamada “fiebre porcina africana”, que acabó con la población de cerdos de casi todo el país, el principal alimento cárnico de los cubanos.

El objetivo de todas esas acciones encubiertas tenía la intención, como continúa siendo hoy con el bloqueo y continuas agresiones, de destruir la Revolución en la Isla caribeña.

Entonces finalizó con un último interrogante: ¿No es muy sospechoso que haya aparecido el “coronavirus” en China y que Washington lo haya introducido para debilitar a la que muchos consideran ya la primera potencia económica mundial, por encima del hasta ahora imperio que mal lidera Trump?

1° de febrero de 2020

Adendum:
Trump levantó en el 2017 una moratoria que se había impuesto a la financiación de investigaciones y ensayos controvertidos para convertir virus en armas letales, algo que estaba "prohibido" desde 2014 por la administración de Barack Obama.

La medida desbloqueó la manipulación de los patógenos que producen el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS), el síndrome respiratorio agudo y severo (SARS) y de otros virus como el Ébola.

Claro que, a pesar de la supuesta moratoria, 10 proyectos habían obtenido una “dispensa” para seguir adelante, porque se consideraban “excepcionales”. Se trataba, en concreto, de experimentos sobre el MERS y la gripe.

El programa estadounidense de armas biológicas empezó oficialmente en 1943 bajo el gobierno de Franklin Roosevelt. Durante la Segunda Guerra Mundial EEUU desarrolló un gran arsenal de agentes y armas biológicas, en forma secreta.

El imperialismo norteamericano tiene una larga historia de experimentos y crímenes por el uso de armas biológicas. Pocos saben que América Latina ha sido también un laboratorio de la guerra biológica:

Gerald Colby y Charlotte Dennet lo describieron en su libro:” Hágase tu voluntad: la conquista del Amazonas: Nelson Rockefeller y el evangelismo en la era del petróleo” 1996 (Thy Will Be Done. The Conquest of the Amazon: Nelson Rockefeller and Evangelism in the Age of Oil).

Los científicos y religiosos estadounidenses al servicio de Instituto Lingüístico de Verano, creado por la Fundación Rockefeller y la CIA se deshacían en los años 1960-1970 de las tribus de nativos en la Amazonía, en cuyo territorio se encontraban yacimientos de petróleo usando la propagación de diferentes virus.

La técnica preferida usada en Brasil y Perú era el envenenamiento del agua, la comida y el suministro a los nativos de ropa, y sábanas “para mejorar su nivel de vida”, que estaban infectadas por virus.

Según el libro, la población indígena en la selva de Brasil en 1958 oscilaba entre los 100.000 y los 200.000 habitantes. Pero, debido al genocidio físico y biológico, para 1968 más del 50% de los nativos de la Amazonía murieron.

Así se logró el acceso de las corporaciones de Rockefeller al oro, petróleo, diamantes y metales raros.

Como los indígenas no querían abandonar sus ricas tierras, “había que usar la fuerza”, escribió después uno de los misioneros estadounidenses, conocido como el padre Smith.

En 1971 la CIA introdujo en Cuba el virus de la peste porcina africana para afectar la alimentación de su Pueblo, y diez años después, introdujo 3 cepas del virus del Dengue, lo que produjo una devastadora epidemia que mató 158 personas, entre ellos 101 niños.

Para atacar a Cuba con el dengue, los biólogos militares norteamericanos realizaron en 1981 en Fort Detrick, Maryland, pruebas con Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue.

Si alguien piensa que la guerra biológica es algo que pertenece al pasado está completamente equivocado.

Los agentes biológicos probados en la década de los 90 en prisioneros del Departamento Correccional de Texas fueron posteriormente usados en Irak durante la invasión norteamericana, según los estudios del bioquímico norteamericano Garth L. Nicolson.

En su testimonio escrito para el Congreso norteamericano, el científico remarcó que “miles de veteranos norteamericanos de la Guerra del Golfo sufren de las consecuencias de haber estado expuestos a las armas radiológicas, químicas y biológicas” (‘Written Testimony of Dr. Garth L. Nicolson, Committee on Veterans Affairs, United States House of Representatives’, enero 2002).

El profesor de derecho internacional Francis Boyle, de la Universidad de Illinois, considera que el actual virus del Zika es un arma biológica patentada por el Fondo Rockefeller en 1947.

Desde 1975, EEUU ratificó los tratados internacionales que prohíben el uso de armas biológicas. Sin embargo... ¿alguien sensato cree que los respeta?

Los recientes programas estadounidenses de “defensa biológica” sugieren que continúan adelantando investigaciones prohibidas por la Convención sobre armas biológicas.

Hasta Wikipedia señala que: El Instituto de investigaciones médicas en enfermedades infecciosas del Ejército de los EEUU situado en Fort Detrick, Maryland, ha reconocido que produce pequeñas cantidades de agentes biológicos, para su uso en la investigación biológica de “armas de defensa”, y que, de acuerdo con el gobierno de EEUU, esta investigación “se lleva a cabo en plena conformidad con la Convención”... ¡Qué buen chiste!

La ceguera y maldad del imperio ponen en peligro la Salud, la tranquilidad y la Vida de millones de seres humanos.

Videos:
Guerra biológica contra Cuba
https://www.youtube.com/watch?v=QXZcKePV6hI
Guerra biológica contra Cuba
https://www.youtube.com/watch?v=SuG3ux1wOm4
Los Experimentos Secretos De La CIA
https://www.youtube.com/watch?v=hRz9x7IV3p4

Fuentes:
https://montesinos2010blog.wordpress.com/2020/02/01/la-chinofobia/
https://www.pacocol.org/index.php/noticias/salud/3523-armas-biologicas-ee-uu-experimenta-con-virus-videos