Salud
Typography

Estados Unidos está enfrascado en una guerra abierta con China, que no es sólo comercial. La desestabilización de Hong Kong fue sólo un pequeño aperitivo y no escatiman medios. Ahora le ha tocado el turno al coronavirus, una campaña mucho más imaginativa.



Trump repite que el coronavirus es “Made in China” y que el país asiático es una amenaza para EEUU.

El Secretario de Estado Mike Pompeo lo llama el “coronavirus de Wuhan” y la intoxicación (la mediática) no se cansa de repetir que China ha propagado el “virus de Wuhan” por el mundo.

Los chinos han replicado de una manera insólita y nada diplomática, devolviendo la pelota a EEUU, pero lo realmente interesante es que aliados de EEUU en el Extremo Oriente, como Japón, le dan la razón.

En febrero la cadena japonesa Asahi News afirmó que, en efecto, el coronavirus se originó en EEUU y no en China, y que algunos de los 14.000 muertos en EEUU atribuidos a la gripe estacional fueron causados por el coronavirus (1).

No obstante, lo más sorprendente llegó el 12 de marzo, cuando la tesis china fue confirmada por Robert Redfield, director de los CDC (2), durante una declaración ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes que está grabada y se puede ver en internet (3).

Redfield, nombrado por Trump, admitió que algunos casos diagnosticados de gripe estacional en EEUU podrían tener su origen en el coronavirus, según los análisis póstumos que han llevado a cabo.

Recientemente EEUU padeció más de 200 casos de fibrosis pulmonar que acabaron en muerte debido a la incapacidad de los enfermos para respirar.

Algunas estimaciones consideran que el brote de coronavirus puede haber comenzado antes de lo esperado, posiblemente en septiembre del año pasado.

La declaración del director de los CDC (2) ha redundado en apoyo de la tesis china que sitúa el foco infeccioso en EEUU, pero a ningún periodista del mundo se le ocurrirá jamás hablar de un “virus gringo”.

Gráfica Mike Pompeo se refirió al coronavirus Covid-19 como el "virus de Wuhan", algo que generó molestias en China. (Foto: AFP)

Notas.

(1) https://translate.google.com/translate?hl=es-419&sl=en&u=http://en.people.cn/n3/2020/0223/c90000-9661026.html&prev=search
(2) Las siglas CDC se refieren a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, una institución sanitaria estadounidense dedicada a las infecciones y la salud ambiental.
(3) https://www.c-span.org/video/?c4860650/user-clip-diagnosed-flu-covid-19

Marzo 18 de 2020
Adendum:
Si alguien piensa que la guerra biológica es algo que pertenece al pasado, está totalmente equivocado.  

Sin ninguna clase de pruebas o estudios serios, los medios de comunicación al servicio del imperialismo hicieron creer desde el primer momento que la infección provenía de una serpiente, o de un murciélago.

Sin embargo, Donald Trump levantó en el año 2017 una “moratoria” que se había impuesto a la financiación de “investigaciones y ensayos controvertidos para convertir virus en armas letales”... algo que supuestamente estaba “prohibido” desde 2014 por la administración de Barack Obama.

La medida desbloqueó la manipulación de los patógenos que producen el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS), el síndrome respiratorio agudo y severo (SARS) y de otros virus como el Ébola.

A pesar de la supuesta moratoria, 10 proyectos habían obtenido “una dispensa” para seguir adelante, porque se consideraban “excepcionales”, relacionados con experimentos con el coronavirus de Oriente Medio y los virus de la gripe.

El programa estadounidense de armas biológicas empezó oficialmente en 1943 bajo el gobierno de Franklin D. Roosevelt. Durante la Segunda Guerra Mundial EEUU desarrolló un gran arsenal de agentes y armas biológicas, en forma secreta.

El imperialismo norteamericano tiene una larga historia de experimentos y crímenes por el uso de armas biológicas y América Latina ha sido laboratorio de la guerra biológica:

Gerald Colby y Charlotte Dennet lo describieron en su libro: “Hágase tu voluntad: la conquista del Amazonas: Nelson Rockefeller y el evangelismo en la era del petróleo” 1996 (Thy Will Be Done. The Conquest of the Amazon: Nelson Rockefeller and Evangelism in the Age of Oil).

Los científicos y religiosos estadounidenses al servicio de Instituto Lingüístico de Verano, creado por la Fundación Rockefeller y la CIA se deshacían en los años 1960-1970 de las tribus de nativos en la Amazonía, en cuyo territorio se encontraban yacimientos de petróleo usando la propagación de diferentes virus.

La técnica preferida usada en Brasil y Perú fue el envenenamiento del agua, la comida y el suministro a los nativos de ropa, y sábanas “para mejorar su nivel de vida”, que estaban infectadas por virus.

Según el libro, la población indígena en la selva de Brasil en 1958 era de unos 200.000 habitantes, pero, debido al genocidio físico y biológico, para 1968 más del 50% de los nativos de la Amazonía habían muerto.

Como los indígenas no querían abandonar sus ricas tierras, “había que usar la fuerza”, escribió después uno de los misioneros estadounidenses, conocido como el padre Smith. Así se logró el acceso de las corporaciones de Rockefeller al oro, petróleo, diamantes y metales raros.

En 1971 la CIA introdujo en Cuba el virus de la peste porcina africana para afectar la alimentación de su Pueblo, y diez años después, introdujo 3 cepas del virus del Dengue, lo que produjo una devastadora epidemia que mató 158 personas, entre ellos 101 niños.

Para atacar a Cuba con el dengue, los biólogos militares norteamericanos habían realizado en 1981 en Fort Detrick, Maryland, pruebas con Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue.

Los agentes biológicos probados en la década de los 90 en prisioneros del Departamento Correccional de Texas fueron posteriormente usados en Irak durante la invasión norteamericana, según los estudios del bioquímico norteamericano Garth L. Nicolson.

En su testimonio escrito para el Congreso norteamericano, el científico remarcó que “miles de veteranos norteamericanos de la Guerra del Golfo sufren de las consecuencias de haber estado expuestos a las armas radiológicas, químicas y biológicas” (‘Written Testimony of Dr. Garth L. Nicolson, Committee on Veterans Affairs, United States House of Representatives’, enero 2002).

El profesor de derecho internacional Francis Boyle, de la Universidad de Illinois, considera que el actual virus del Zika es un arma biológica patentada por el Fondo Rockefeller en 1947.

Desde 1975, EEUU ratificó los tratados internacionales que prohíben el uso de armas biológicas. Sin embargo, ¿alguien sensato cree que los respeta?

Los recientes programas estadounidenses de “defensa” biológica (en realidad Guerra biológica) indican que continúan adelantando investigaciones prohibidas por la Convención sobre armas biológicas.

Wikipedia señala que el Instituto de investigaciones médicas en enfermedades infecciosas del Ejército de los EEUU situado en Fort Detrick, Maryland, ha reconocido que produce “pequeñas cantidades de agentes biológicos”, para su uso en la investigación de “armas de defensa”, y que, de acuerdo con el gobierno de EEUU, esta investigación “se lleva a cabo en plena conformidad con la Convención”...

¿Es posible creerles, sabiendo que el gobierno Trump no respeta los Acuerdos firmados ni el Derecho Internacional?

Conocidos los antecedentes bioterroristas de EEUU, es muy posible que el Covid-19 sea un virus usado como arma biológica contra China, teniendo en cuenta que del 18 al 27 de octubre de 2019 se llevaron a cabo los VII Juegos Mundiales Militares de Verano, en la ciudad de Wuhan (donde “inició” la epidemia), y en ellos participó una delegación de EEUU, que en forma llamativa, no tuvo una participación deportiva destacada (no estuvieron siquiera entre los 10 primeros del medallero).  

Lo cierto es que las “investigaciones” de “armas biológicas” y el afán de mantener la hegemonía del imperialismo norteamericano ponen en grave riesgo la Salud, la tranquilidad y la Vida de millones de seres humanos.

Fuente:
https://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com/2020/03/contagio-el-paciente-cero-surgio-de.html
https://diario-octubre.com/2020/03/18/contagio-el-paciente-cero-surgio-de-estados-unidos/
https://www.pacocol.org/index.php/noticias/salud/11125-el-virus-covid-19-se-habria-originado-en-eeuu-y-no-en-china