Salud
Tipografía

Carta abierta a la opinión Pública: El 6 de abril de 2016 el Concejo de Bogotá aprobó al Alcalde E. Peñalosa y a su Secretario de Salud, Dr. Luis Morales, la reorganización de los 22 hospitales Públicos de la ciudad en 4 Subredes (Subred Norte, Centro oriente, Sur y Suroccidente) con el argumento de “especializar por servicios” a los Hospitales; bajo esa premisa el Concejo esperaba contar con instituciones públicas especializadas en cierto tipo de patologías complejas para brindar un mejor servicio.



Sin embargo lo que ha venido ocurriendo es que el secretario de salud, en su lugar decidió cerrar servicios y cambiarlos por otros de menor complejidad y calidad, pero más lejos del acceso de la población, aun tratándose de servicios básicos y de urgencias que deben estar al alcance de los ciudadanos.

Es así como decidió prescindir de Servicios de ginecología y obstetricia en varios hospitales, de urgencias y hospitalización de Pediatría del Hospital de Kennedy para “trasladarlo” al Hospital El Tintal, una institución que no cuenta con especialistas en cirugía pediátrica ni radiología, lo cual implica que los niños que lleguen al Hospital El Tintal, y que requieran una radiografía deben ser trasladados al Hospital de Kennedy y ser devueltos nuevamente al Tintal, y los que requieren cirugías se remiten para el procedimiento a Kennedy y de allí a su vez , en el pos operatorio inmediato al Tintal, por lo cual no será controlado por el cirujano que lo operó.

¿Es este un centro especializado? ¿O lo que en realidad se logró fue generar mayores barreras de acceso geográficas para los pacientes, disminuyendo así la calidad de la atención? No se escapan de esta cadena de cierres los servicios de ginecología y pediatría los Hospitales del Guavio y la Victoria, los cuales están estratégicamente ubicados para la población más vulnerable de maternas y niños de la ciudad, quienes deberán llegar ahora al Hospital San Blas.

Pero este último centro tampoco se salva, y en él se ha cerrado su programa de diabéticos crónicos y la Unidad Transgénero; sin importar que fuesen un ejemplo para este Sistema de Salud incluso con reconocimientos internacionales. Pero esta administración, en vez de aprender de estos programas y replicarlos, los cerró.

Hoy cientos de pacientes están sin el control que el programa de Crónicos les proporcionaba. También se verá afectado el Hospital Simón Bolívar, donde se anuncia no solo el cierre de pediatría sino de la Unidad de Recién nacidos, una de las más grandes, completas y con mayor experiencia de la ciudad, la cual sería “trasladada” al Hospital de Suba, servicio que es manejado por una empresa privada.

Surgen varias preguntas: ¿Qué sucedería con una madre de un prematuro que viva en el Codito o San Cristóbal Norte (arriba de la carrera séptima) y deba desplazarse a lactar su bebé hospitalizado en la carrera 104 en Suba?

Insuficiencia de medicamentos e insumos médicos:

Por todos conocido el caso de la lamentable muerte materna ocurrida en el Hospital el Tunal, quien falleció, según la Personería de Bogotá, porque el Hospital no contaba con un medicamento necesario durante 3 días para controlar su tensión arterial.

Los médicos advirtieron día a día esta riesgosa falta de medicamentos e insumos en casi todas las subredes de salud, obteniendo como única respuesta que esto no era cierto, y que no había falta alguna de aquellos, hasta que sucedió lo referido y, peor aún, pese a este dramático caso, aún hoy continúan los médicos enfrentando la ausencia repetida de medicamentos e insumos y su baja calidad, que en algunos casos pone en peligro a los pacientes.

Hemos instaurado las denuncias en repetidas ocasiones por la mala calidad de catéteres que se parten al ser retirados de los pacientes, requiriendo intervenciones posteriores; sonda que se colocó a un riñón de un niño sin que conectará con el sistema de drenaje, por lo cual fue necesario retirarla teniendo que someter al paciente a una segunda intervención; antibióticos de dudosas marcas y que se continúan comprando a pesar de nuestras repetidas quejas, suturas de mala calidad, carencia de medicamentos para pacientes con infarto cardiaco para disolver los coágulos y que deben aplicarse a más tardar en un tiempo de 6 horas después del evento.

No hablamos de un tema menor, hablamos de vida, sobrevida y calidad de vida que puede verse deteriorada en forma permanente. Nos hemos devuelto en cuanto a las posibilidades de manejo a la medicina de hace 50 años.

Acceso a la consulta:

A pesar del anuncio de la desaparición de las filas para pedir citas que hacen el Sr Alcalde y el Secretario de Salud, los usuarios que las padecen saben que no es así, hoy llegan a solicitar una cita, los anotan en una lista y les dicen que posteriormente los llamarán y esto por supuesto no sucede.

Pasan hasta tres meses sin que el paciente pueda ser atendido por su médico. El desorden en las citas es tal que médicos especialistas del Simón Bolívar, San Blas y otros hospitales hemos llegado a estar sin consulta mientras las colas de citas en el Hospital son interminables.

Cuando el paciente llega a cumplir la cita debe llegar con dos horas de anterioridad sin tener en cuenta que muchos son ancianos, y a pesar de la madrugada, es tal la demora del sistema de facturación que llega tarde a la cita.

Traslado de pacientes:

Aunque la administración dice que el Servicio de traslado en ambulancias es muy bueno, nos consta que este servicio deja mucho que desear, y suceden casos aberrantes como el de la bebe que nació en el Hospital de Suba el pasado 19 de Abril en las horas de la mañana, con una alteración en su pared abdominal que dejaba expuestos sus intestinos, y a pesar de tener que ser operado de inmediato al nacer, se demoró 19 horas en poder iniciar la cirugía porque en Suba no se cuenta con los recursos para hacerla; sin embargo, allá van a trasladar los servicios del Hospital Simón Bolívar, en el cual si se puede garantizar este tipo de procedimientos.

Falta de personal:

La insuficiencia de personal es tema común a muchos servicios. Faltan auxiliares de enfermería ,lo cual muy a menudo hace peligrar la vida de los pacientes por el aumento en el riesgo de eventos, muchos ya ocurridos e informados, como caídas de pacientes con graves desenlaces, falta de médicos especialistas en algunos turnos en las horas de la tarde y en la noche, principalmente en los servicios de urgencias de Pediatría y Medicina Interna en varios hospitales, llegando al punto de que se le exige a algunos especialistas de cuidado intensivo salir de las UCI para atender pacientes en urgencias, lo cual además afecta los riesgos en estos servicios críticos.

Dificultades laborales:

Desde hace muchos años las instituciones de Salud en el Distrito vienen contratando el personal de salud por Orden de Prestación de Servicios (OPS), contratación ilegal a la luz de la normatividad colombiana; en la actualidad el 81% de los trabajadores de las instituciones de Salud del Distrito están contratados en esta forma.

Hay personal médico, administrativo que desarrolla actividades misionales que llevan hasta 18 años con este tipo de contrato sin vacaciones, cesantías y primas.

Hoy existen vacantes presupuestadas en las Redes para la vinculación del personal, sin embargo la Administración se niega a legalizar los cargos, y en cambio arremete presionando a los mal llamados contratistas para que no hablen, no denuncien, firmen documentos que les nieguen las posibilidad de reclamar lo que les corresponde, ordenan cambios de horarios y secuencias de trabajo ya establecidas, aumentando el número de jornadas nocturnas para los contratistas que no ganan recargos nocturnos, debido a esta forma ilegal, para bajarles sus ingresos.

En resumen, la consigna es que el personal médico y demás trabajadores se cansen, renuncien y se vayan.

Por lo anterior, los médicos generales, especialistas, enfermeras (os) y demás trabajadores de la red pública hospitalaria, pacientes y comunidad, estamos exigiendo a la administración que mantenga los servicios de Salud abiertos, que no arriesgue la salud de la población, que escuche y tome correctivos, que garantice las condiciones de calidad que los pacientes requieren, y que los médicos necesitamos para trabajar.

Plantones red pública hospitalaria 14 de agosto de 2017, en puntos indicados a las 7 de la mañana.

Gremios Médicos y Organizaciones Médicas, Distrito Capital

file:///C:/Users/USER1/

Downloads/PROQUE%20PROTESTAN%20MEDICOS%20Y%20PACIENTES%20(1).pdf