Salud
Tipografía

Aún hay quienes piensan por error, que el consumo de una pequeña cantidad de alcohol por una embarazada no produce daños, sin embargo el consumo de bebidas alcohólicas durante la gestación es la primera causa de déficit mental congénito, y por ello NO se debe tomar ni una sola copa durante el embarazo.



Equivocadamente algunas mujeres piensan: «A estas alturas del embarazo una cervecita, o un aguardientico, no hace nada»: Desconocen que tras ese «sorbo» acechan graves peligros.

El consumo de bebidas alcohólicas relacionado con el embarazo tiene historia desde tiempos remotos. Los antiguos fenicios evitaban que los novios bebieran vino durante la celebración de la boda por un simple motivo: prevenir el parto de un niño deforme.

A mediados del siglo XX se demostraron científicamente los efectos teratogénicos (que originan malformaciones en el feto) del alcohol y de otras importantes alteraciones asociadas.

En 1957 la doctora Jacqueline Rouquette publicó la investigación de un centenar de hijos de padres que habían consumido alcohol durante el embarazo, revelando ciertas deformidades faciales presentes, especialmente cuando la madre era quien ingería las bebidas.

Un año más tarde el profesor Paul Lemoine, pediatra frances, observó un grupo de pacientes que presentaban un síndrome (conjunto de síntomas y signos médicos de una afección), caracterizado por microcefalia, retardo mental, bajo peso al nacer y gran irritabilidad, entre otros males, como “Consecuencia del alcoholismo materno en el niño”.

Posteriormente los norteamericanos Kenneth Lyons Jones y David W. Smith, de la Escuela médica de la Universidad de Washington, llegaron a similares conclusiones y bautizaron el mal como el «Síndrome alcohólico fetal».

Hoy se sabe con certeza que las afectaciones van mucho más allá de las deformidades físicas, y da lo mismo que una embarazada consuma un «inocente trago» de forma aislada, que si toma bebidas alcohólicas de forma asidua y en grandes cantidades. Se sabe que una pequeña cantidad de alcohol es suficiente para causar daños irreparables en el feto.

Entre estos perjuicios encontramos alteraciones tales como trastornos del aprendizaje y la conducta, el retardo del lenguaje y la escritura, disminución del cociente intelectual, hiperactividad y el abandono de los estudios. Estos daños se pueden extender más allá de la infancia.

En la edad adulta con frecuencia manifiestan problemas de salud mental —como depresión—, actos de delincuencia, trastornos del comportamiento y toxicomanías. Y se ha estimado que cerca de la mitad sufren de alcoholismo en la edad adulta.

El alcohol está hoy reconocido como una droga psicoactiva, aunque sea culturalmente aceptada, y es sin duda, la primera causa de daño cerebral congénito.

Los licores no adulterados contienen alcohol etílico (etanol), la droga adictiva de la que más se abusa a nivel mundial. Un habito autodestructivo que afecta a millones de personas, con profundas raíces psíquicas, debidas a la ausencia de presencia afectiva y comunicativa durante la primera infancia.

Desafortunadamente, lo tomamos a la ligera, pero la intoxicación aguda sobre el cerebro (que llamamos “borrachera”) puede llegar a producir confusión, letargo, estado de coma, parálisis respiratoria y muerte.

En EE.UU (el verdadero imperio del mal) se estima que cada día nacen de 100 a 500 niños con trastornos relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo.

En EE.UU se considera que hasta un 10% son grandes bebedores, con riesgo de sufrir diversas enfermedades, entre otras:

Digestivas: nauseas, vomito, gastritis, hepatitis, cirrosis hepática, pancreatitis y diabetes.
Cardiacas: miocardiopatía e hipertensión arterial
Enfermedades hematológicas: anemia, sangrado por trombocitopenia (disminución de plaquetas)
Síndrome de abstinencia: Temblores, alucinaciones, convulsiones y delirium tremens
Neurológicas: demencia, polineuropatías, disfunción eréctil (impotencia).
Bajo rendimiento escolar, alteraciones en las relaciones con la familia, compañeros y maestros.
Violencia y riñas callejeras.
Aumento de los accidentes de tráfico.
Riesgo aumentado para las jóvenes de ser víctimas de abuso y violación sexual.
Tener actividades sexuales de riesgo: embarazos no deseados, abortos, enfermedades de transmisión sexual, y SIDA

Tenemos un grave problema social: nuestros jóvenes empiezan a consumir licor desde los 11 años de edad, y los colombianos derrochamos más dinero en alcohol que lo que gastamos en agua.

Disfrutemos con alegría de la fiesta de integración familiar de fin de año el 16 de diciembre, en el salón comunal del barrio candelaria la nueva (de Bogotá) Carrera 29 # 66-10 sur y gocemos de todas las festividades en navidad y año nuevo, y no ofrezcamos alcohol a los niños.

Prevenir es mejor que lamentar: Cero consumo ante la posibilidad de estar en embarazo, evitemos llegar a la intoxicación aguda (borrachera), y por ningún motivo conduzcamos ninguna clase de vehículo (ni siquiera bicicleta), después de tomar, así sea una mínima cantidad de licor.

Videos:

LA INCIDENCIA DEL CONSUMO DE ALCOHOL EN EL SÍNDROME DE ALCOHOL FETAL.
https://www.youtube.com/watch?v=MjL9wXWWg4k

Síndrome de alcohol fetal
https://www.youtube.com/watch?v=tj_yHm25z5Q

Fuentes:
http://www.juventudrebelde.cu/suplementos/en-red/2017-11-04/el-mensaje-de-lemoine-dentro-de-una-botella
http://slideplayer.es/slide/5440184/
http://www.cat-barcelona.com/faqs/view/que-es-el-alcohol-y-que-efectos-produce
http://www.eluniversal.com.co/salud/alcoholismo-un-mal-que-mata-en-silencio-muchos-colombianos-139141
http://www.narconon-mexico.org/blog/el-alcohol-es-una-droga.html
https://prezi.com/sojihy2sa1nv/el-alcohol-se-considera-una-droga-porque-crea-dependencia-en/
https://www.kienyke.com/noticias/aumenta-el-consumo-de-alcohol-en-colombia
http://caracol.com.co/emisora/2016/02/25/bogota/1456402734_362930.html
http://www.semana.com/on-line/articulo/el-doloroso-drama-del-alcoholismo-fetal/81867-3
http://www.javeriana.edu.co/ins-genetica/sindrome-de-alcohol-fetal-fas-