Salud
Tipografía

Los experimentos de riesgo vuelven a los laboratorios de Estados Unidos. Trump ha levantado una moratoria a la financiación de investigaciones y ensayos controvertidos que pueden convertir los virus en armas letales, algo que estaba "prohibido" desde 2014 por la administración de Barack Obama.



La medida desbloquea la manipulación de patógenos que producen el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS), el síndrome respiratorio agudo y severo (SARS) y extiende este tipo de métodos a otros virus como el Ébola.

Los defensores de este tipo de experimentos aseguran que podrían mejorar el desarrollo de vacunas, mientras que los detractores destacan el peligro que supone cualquier error o fuga de virus de semejante calibre.

Los Institutos Nacionales de Salud recalcaron que estas investigaciones se llevarán a cabo previa consideración de un grupo de expertos, que deben concluir que “los méritos científicos y beneficios potenciales justifican el riesgo”.

A pesar de la supuesta moratoria, en estos años 10 proyectos obtuvieron una “dispensa” para seguir adelante, porque se consideraron “excepcionales”. Se trataba, en concreto, de unos experimentos sobre el MERS y la gripe.

El programa estadounidense de armas biológicas empezó oficialmente en 1943 bajo el gobierno de Franklin Roosevelt. Durante la Segunda Guerra Mundial EE.UU desarrolló  un gran arsenal de agentes y armas biológicas, en forma secreta.

El imperialismo norteamericano tiene una larga historia de experimentos y crímenes por el uso de armas biológicas. Pocos saben que América Latina ha sido también un laboratorio de la guerra biológica:

Gerald Colby y Charlotte Dennet lo describieron en su libro:” Hágase tu voluntad: la conquista del Amazonas: Nelson Rockefeller y el evangelismo en la era del petróleo” 1996 (Thy Will Be Done. The Conquest of the Amazon: Nelson Rockefeller and Evangelism in the Age of Oil).

Los científicos y religiosos estadounidenses al servicio de Instituto Lingüístico de Verano, creado por la Fundación Rockefeller y la CIA se deshacían en los años 1960-1970 de las tribus de nativos en la Amazonía, en cuyo territorio se encontraban yacimientos de petróleo usando la propagación de diferentes virus.

La técnica preferida usada en Brasil y Perú era el envenenamiento del agua, la comida y el suministro a los nativos de ropa, y sábanas “para mejorar su nivel de vida”, que estaban infectadas por virus.

Según el libro, la población indígena en la selva de Brasil en 1958 oscilaba entre los 100.000 y los 200.000 habitantes. Pero, debido al genocidio físico y biológico, para 1968 más del 50% de los nativos de la Amazonía murieron.

Así se logró el acceso de las corporaciones de Rockefeller al oro, petróleo, diamantes y metales raros.

Como los indígenas no querían abandonar sus ricas tierras, “había que usar la fuerza”, escribió después uno de los misioneros estadounidenses, conocido como el padre Smith.

Es sabido que la CIA introdujo en 1971 el virus de la peste porcina africana en Cuba para afectar la alimentación de su Pueblo. Diez años después, introdujo allí 3 cepas del virus del Dengue, lo que produjo una devastadora epidemia que mató 158 personas, entre ellos 101 niños.

Para atacar a Cuba con el dengue, los biólogos militares norteamericanos realizaron en 1981 en Fort Detrick, Maryland, pruebas con Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue.

Si alguien piensa que la guerra biológica es algo que pertenece al pasado está completamente equivocado.

Los agentes biológicos probados en la década de los 90 en prisioneros del Departamento Correccional de Texas fueron posteriormente usados en Irak durante la invasión norteamericana, según los estudios del bioquímico norteamericano Garth L. Nicolson.

En su testimonio escrito para el Congreso norteamericano, el científico remarcó que “miles de veteranos norteamericanos de la Guerra del Golfo sufren de las consecuencias de haber estado expuestos a las armas radiológicas, químicas y biológicas” (‘Written Testimony of Dr. Garth L. Nicolson, Committee on Veterans Affairs, United States House of Representatives’, enero 2002)

El profesor de derecho internacional Francis Boyle, de la Universidad de Illinois, considera que el actual virus del Zika es un arma biológica patentada por el Fondo Rockefeller en 1947.

Desde 1975, EE.UU ratificó los tratados internacionales que prohíben el uso de armas biológicas. Sin embargo... ¿alguien sensato cree que los respetaLos recientes programas estadounidenses de “defensa biológica” sugieren que continúan adelantando investigaciones prohibidas por la Convención sobre armas biológicas.

Hasta Wikipedia señala que: El Instituto de investigaciones médicas en enfermedades infecciosas del Ejército de los EE.UU situado en Fort Detrick, Maryland, ha reconocido que produce pequeñas cantidades de agentes biológicos, para su uso en la investigación biológica de “armas de defensa”, y que, de acuerdo con el gobierno, esta investigación “se lleva a cabo en plena conformidad con la Convención”.

¡Qué buen chiste! Lástima que la ceguera del imperio pone en peligro la Salud y la Vida de millones de seres humanos.

Videos:
Guerra biológica contra Cuba
https://www.youtube.com/watch?v=QXZcKePV6hI

Guerra biológica contra Cuba
https://www.youtube.com/watch?v=SuG3ux1wOm4

Los Experimentos Secretos De La CIA
https://www.youtube.com/watch?v=hRz9x7IV3p4

Fuentes
http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2017-12-22/trump-abre-la-puerta-a-los-virus-que-pueden-convertirse-en-armas-letales
https://es.wikipedia.org/wiki/Programa_estadounidense_de_armas_biol%C3%B3gicas
https://es.wikipedia.org/wiki/Armas_de_destrucci%C3%B3n_masiva_en_Estados_Unidos
https://translate.google.com.co/translate?hl=es-419&sl=en&u=https://www.amazon.com/Thy-Will-Done-Rockefeller-Evangelism/dp/0060927232&prev=search
http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/11/02/eeuu-de-las-sanciones-a-la-creacion-de-nuevas-armas-biologicas/
http://www.libreriavirtual.cu/productos.php?producto=238