Salud
Tipografía

Si decimos que por décimo año consecutivo Cuba mantiene su tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por cada mil nacidos vivos, ya es razón suficiente para festejar.



Pero saber que los motivos van más allá, constatar que el país alcanzó al cierre del 2017 la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia, con 4,0 por cada mil nacidos vivos, es extraordinario.

Así lo corroboran datos preliminares ofrecidos a Granma por la Dirección de Registros Médicos y Estadísticas de Salud, los cuales refieren que en el recién finalizado año, ocurrieron 114.980 nacimientos, 1.892 menos que en el 2016 y se produjeron 465 defunciones en niños menores de un año –32 menos que en el 2016– que es el menor número de muertes hasta el momento registrado.

Y si a alguien le queda dudas de cuánto ello representa, quizá sea ilustrativo constatar en qué medida se han reducido las muertes de nuestros niños, que en el año 1970 ascendían a 9.173 fallecimientos, con una tasa de mortalidad infantil de 38,7.

«Exhibir este indicador representa, ante todo, el esfuerzo, sacrificio, entrega y compromiso de miles de profesionales que laboran en los servicios de atención materno infantil del país. Nos habla de la unidad constante de los cuadros en el sistema de salud y de un trabajo sistemático entre cada una de sus áreas. Es la expresión de la intersectorialidad en función del Derecho a la vida. Un regalo de felicidad de los trabajadores de la salud pública a las familias cubanas y a la dirección histórica de la Revolución», expresó el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Este 1ro. de enero, mientras se festejaba en casa, o con amigos y familiares, los trabajadores del área de estadísticas del Minsap disfrutaban la realidad de un número, que si algo denota, es el desvelo cotidiano de otros tantos profesionales de la salud que cada día guardan, con celo permanente, los Derechos sexuales y reproductivos; y los Derechos de los niños y niñas en esta Isla del Caribe.

Factores que influyen en este resultado:

•    Consolidación de las transformaciones en la Atención primaria de salud.
•    Desarrollo de la Red de genética comunitaria y el perfeccionamiento del programa de prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades genéticas.
•    La supervivencia en servicios de neonatología es de 98,9 %
•    Incremento al 86,8 % de la supervivencia del recién nacido con peso inferior de 1 500 gramos, y al 95,6 % del pretérmino.
•    Consolidación de la Red cardiopediátrica y mejoría de los indicadores de supervivencia (superior al 85 %) en el Cardiocentro Pediátrico «William Soler»
•    Elevación de la supervivencia en servicios de cirugía pediátrica y neonatal.
•    Introducción de la ventilación de alto flujo en las terapias intensivas pediátricas e incremento de la supervivencia del lactante al 97 %
•    Desarrollo del programa de atención integral a la mujer embarazada con diabetes.
•    Ampliación de la Red de Bancos de leche humana, presentes en diez provincias del país.
•    Se recertificaron 24 hospitales de diez provincias como «Amigo del Niño y la Madre»
•    Se mantiene una cobertura de inmunización superior al 98 % con 11 vacunas que protegen contra 13 enfermedades
•    El programa de superación profesional y entrenamientos en tecnologías de avanzada.
•    Se ha desarrollado una estrategia comunicacional dirigida a la prevención y el autocuidado de la salud.

http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/01/02/cuba-logra-su-mas-baja-tasa-de-mortalidad-infantil-40/#.WkwZp9-WbIV