Salud
Tipografía

Bogotá 8 de febrero de 2017

Señor
Luis Gonzalo Morales
Secretario de salud de Bogotá



Políticas de Peñalosa ponen en riesgo la vida de los ciudadanos

Usted como secretario de salud ha aseverado en entrevista al diario El Tiempo, que recoger firmas en los servicios de salud para revocar al alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, es una “falta ética” calificada por la Convención de Ginebra sobre la neutralidad política del sector salud. Allí mismo señala, que la revocatoria se apoya en supuesta falsedad de la información sobre la realidad de los servicios y atención en salud bajo su mandato.

Con respecto a la “falta ética”, la realidad es que los convenios de Ginebra se refieren a la neutralidad de la misión médica, exclusivamente en situaciones de conflicto armado para proteger la vida y la dignidad humana, tanto de las partes en confrontación como de la población en medio del combate. Hasta ahora no conocemos que la ciudad viva una situación de confrontación armada.

Pero la molestia que tiene usted es ver a los pacientes, médicos y familiares firmando centenares de hojas de formularios para la revocatoria de su jefe. La “falta ética” y “la ilegalidad”, es en realidad suya, quiere negar el derecho de los ciudadanos y ciudadanas a participar de la revocatoria, derecho que les otorgan la Constitución Política de 1991 y las leyes 134 de 1994 y 1757 del año 2015.

Con sus declaraciones públicas y las opiniones de algunos de sus amigos periodistas de los medios de comunicación de gran audiencia, pretenden proteger la permanencia suya en el cargo, con el único fin de llevar a buen término nefastas políticas: La principal de ellas, dejar sin el derecho a la salud a todos los ciudadanos.

La verdad es que la manipulación de la información y falsas imputaciones en contra de quienes promovemos la revocatoria y protestamos legítimamente contra el estado actual de cosas en salud, quiere tender una cortina de humo ante la grave situación del sector y de atención médica de los más pobres y vulnerables de la ciudad.

La situación de salud y de atención médica en Bogotá ha venido empeorando con las medidas adoptadas por esta administración. La mortalidad de niños y niñas menores de cinco años aumentó en más del 100%, entre el primer semestre del 2015 y el mismo periodo del 2016, al pasar de 27 a 63 muertes, por lo demás evitables, si el Secretario de Salud se hubiese concentrado en garantizar atención integral y de calidad, en vez de reducir en un 40% el presupuesto de salud y despedir 7 mil trabajadores del programa de atención primaria Territorios Saludables.

La anterior situación es consecuencia de una política de salud que se ha orientado a promover la privatización de hospitales, del banco distrital de sangre, de la administración y prestación de otros servicios de salud para favorecer intereses privados de negociantes de la salud. Incluso ciudadanos en la calle nos preguntan: “¿si es que algunos concejales que apoyan esa administración tienen intereses en negociados de la salud? Que digan para no volver a votar por ellos”.

Hemos estado en varios hospitales de la ciudad y hemos recibido toda clase de quejas. En el Hospital de Suba, por encima de los reclamos de usuarios y trabajadores, se han renovado contratos a prestadores de servicios en salud de carácter privado. A éste hospital se pretenden trasladar servicios públicos de atención de niños y embarazas de alto nivel de complejidad del Hospital Simón Bolívar, dejando sin protección a las comunidades del territorio y afectando la enseñanza médica especializada de los profesionales.

Pero no solo es en los hospitales las quejas. Veamos en el caso de la cancelación del contrato de ambulancias. Eso afecta directamente a los pobres quienes con dolores y urgencias médicas tienen que llegar al hospital por sus propios medios porque el Distrito no tiene ambulancias desde mayo del 2015. Las decisiones de Peñalosa han propiciado muertes evitables en la ciudad.

Señor Morales, no vaya a tomar represalias contra los firmantes de la revocatoria. Sería muy injusto que usted diera algún tipo de orden para negarles los servicios médicos, de por sí ya precarios, a los pacientes que esperan por meses citas con especialistas o autorizaciones para medicamentos.

Por eso y muchas razones más no vamos a claudicar en recoger las firmas necesarias para la revocatoria. Y lo vamos hacer no solo en el sector salud, estamos ya en colegios, barrios, centros comerciales, portales y estaciones de Transmilenio, juntas de acción comunal y en donde nos diga la ciudadanía que vayamos.

Sabe señor Secretario, el descontento con la administración se palpa. Ni las grandes y costosas campañas de marketing político en radio, televisión o prensa pueden echar atrás la convicción de la ciudadanía en que las políticas de Enrique Peñalosa son un inminente peligro para la existencia de todos y todas.

Gráfica pie de foto.- Luis Gonzalo Morales, Secretario de Salud de Bogotá. Foto: Leonel Cordero

Atentamente,

Román Vega