Salud
Typography

“Si algo falla, el desenlace podría ser catastrófico” Esa es la alerta que ha lanzado un grupo de científicos estadounidenses, quienes advierten que su gobierno está financiando con dineros públicos peligrosos experimentos que podrían desatar una pandemia.



El riesgo que implican estas investigaciones había llevado a que se suspendieran hace cuatro años, pero ahora las autoridades les han vuelto a dar vía libre.

Se trata de controvertidos estudios de laboratorio en los que se manipulan cepas del virus mortal de la gripe aviar.

Estos experimentos podrían abrir la puerta para que estos virus altamente contagiosos (algunos de los cuáles no se han transmitido en humanos), puedan contagiar y matar a miles de personas.

De hecho, “la razón de ser de estos experimentos es hacer el virus contagioso para los humanos”, dijo Marc Lipsitch, profesor de epidemiología en la Escuela de Salud pública de la Universidad de Harvard.

Hay muchas formas de hacer experimentos con virus, pero en este caso se escogió la menos conveniente, “Tienen poco valor científico, pero un riesgo inusualmente alto“, asegura.

Uno de los proyectos se desarrolla en la Universidad de Wisconsin, con fondos de los Institutos Nacionales de Salud y la agencia pública de investigaciones médicas de EEUU.

Los experimentos utilizan el virus de la gripe aviar H5N1 que ha resultado altamente mortal para los humanos, pero hasta ahora no se ha reportado que se transmita de persona a persona.

Es un riesgo que no vale la pena tomar.

Un accidente en el laboratorio o una falla en el sistema de ventilación podrían hacer que el virus se libere, iniciando una pandemia, o es posible que se quiera usar como arma biológica.

El imperialismo norteamericano tiene una larga historia de “experimentos” que luego ha usado como armas.

Incluso América Latina ha sido un laboratorio para la guerra biológica. Gerald Colby y Charlotte Dennet lo describieron en su libro:

“Hágase tu voluntad: la conquista del Amazonas: Nelson Rockefeller y el evangelismo en la era del petróleo” 1996 (Thy Will Be Done. The Conquest of the Amazon: Nelson Rockefeller and Evangelism in the Age of Oil).

Describen que los científicos y religiosos estadounidenses al servicio de Instituto Lingüístico de Verano, creado por la Fundación Rockefeller y la CIA se deshacían en los años 1960-1970 de las tribus de nativos en la Amazonía, en cuyo territorio se encontraban yacimientos de petróleo usando la propagación de diferentes virus.

La técnica preferida en Brasil y Perú era el envenenamiento del agua, la comida y el suministro a los nativos de ropa, y sábanas “para mejorar su nivel de vida”, que estaban infectadas por virus.

La población indígena en la selva de Brasil en 1958 era de aproximadamente doscientos mil habitantes, pero, debido al genocidio físico y biológico, para 1968 más de la mitad de los nativos de la Amazonía murieron.

Así se logró el acceso de las corporaciones de Rockefeller al oro, petróleo, diamantes y metales raros.

Como los indígenas no querían abandonar sus ricas tierras, “había que usar la fuerza”, escribió después uno de los misioneros estadounidenses, conocido como el padre Smith.

También se sabe que la CIA introdujo en 1971 el virus de la peste porcina africana en Cuba para afectar la alimentación de su Pueblo.

Diez años después, introdujo allí 3 cepas del virus del Dengue, lo que produjo una devastadora epidemia que mató 158 personas, entre ellos 101 niños.

Los biólogos militares norteamericanos realizaron en 1981 en Fort Detrick, Maryland, pruebas con Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue, que actualmente está extendido por el continente.

Si alguien piensa que la guerra biológica es algo que pertenece al pasado está completamente equivocado.

Agentes biológicos probados en la década de los 90 en prisioneros del Departamento Correccional de Texas fueron posteriormente usados en Irak durante la invasión norteamericana, según estudios del bioquímico norteamericano Garth L. Nicolson.

En su testimonio escrito para el Congreso norteamericano, el científico remarcó que “miles de veteranos norteamericanos de la Guerra del Golfo sufren de las consecuencias de haber estado expuestos a las armas radiológicas, químicas y biológicas” (‘Written Testimony of Dr. Garth L. Nicolson, Committee on Veterans Affairs, United States House of Representatives’, enero 2002)

Aún más, el profesor de derecho internacional Francis Boyle, de la Universidad de Illinois, considera que el actual virus del Zika es un arma biológica patentada por el Fondo Rockefeller en 1947.

El Instituto de investigaciones médicas en enfermedades infecciosas del Ejército de los EEUU situado en Fort Detrick, Maryland, ha reconocido que produce pequeñas cantidades de agentes biológicos, para su uso en investigación biológica de “armas de defensa”.

Hoy a los ministerios de guerra se les llama "ministerio de defensa".

La ceguera del imperialismo está poniendo en peligro la Salud y la Vida de millones de seres humanos.

Fuentes:
http://www.cubadebate.cu/noticias/2019/03/24/ee-uu-financia-peligrosos-experimentos-que-segun-cientificos-podrian-desatar-una-pandemia/#.XJlSISgzbIU
https://larepublica.pe/mundo/1437019-eeuu-financia-peligrosos-experimentos-cientificos-desatar-pandemia-ciencia-tecnologia-donald-trump
http://www.pacocol.org/index.php/noticias/salud/3523-armas-biologicas-ee-uu-experimenta-con-virus-videos