Salud
Typography

En la página del “Centro de Orientación y Atención Psicológica "Alfonso Bernal del Riesgo"” de La Habana la Dra. Roxanne Castellanos señala:



“No es lo mismo niños de la calle…que niños en las calles. En Cuba afortunadamente, no hay niños privados de atención familiar y/o sin respaldo del Estado”

“En nuestro país (en general) la calle es segura. No existen secuestros infantiles u otros fenómenos de naturaleza criminal contra la infancia”.

“Al interno de las comunidades nuestros niños, niñas y adolescentes, juegan y socializan, sin que exista en ello, por sí mismo, nada negativo. Es parte de nuestra idiosincrasia. Esta actividad física, lúdica y de relaciones e interacciones con otros, es recomendable, siempre y cuando exista supervisión adulta”.

“Esto equivale a estar al tanto de ellos, saber que están haciendo, con quién juegan, a qué, dónde, cuánto tiempo pasan en la calle, velar por sus horarios de alimentación y todas sus rutinas de vida”.

“Debemos tener en cuenta que en estas agrupaciones espontáneas de infantes, hay niños de todas las edades y que provienen de diversos estilos educativos familiares”

“Es inherente a la niñez, la necesidad de acompañamiento mientras aprenden a regular por sí mismos sus conductas. Si están completamente solos por horas, corren riesgos de diversa índole y son vulnerables. Además hay que educar en el principio de la buena conducta social y del respeto a la convivencia”.

“La salud psicológica de niños y adolescentes también tiene que ver con el empleo que hacen de su tiempo. Sin ninguna duda, los adultos somos responsables de ello. La necesidad de supervisión no es una opción, es una obligación de los padres”

Contrasta esta información y sana preocupación con la dolorosa situación de la niñez en Colombia:

La propia directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) informó en septiembre pasado que durante el año 2017 atendieron 976 casos de niños que permanecían en "condición de calle", de ellos 599 eran de sexo masculino y 377 de sexo femenino.

Pero lo más aterrador es que  277 niños y niñas tenían entre 6 y 11 años y 21 eran menores de 5 años.

Durante la presentación de su informe, la directora del ICBF manifestó que era “necesario conocer con certeza el número total de personas que se encuentran en situación de calle y cuántos de ellos son menores de edad”.

"Es urgente que el DANE realice el censo nacional de habitantes de calle para contar con información precisa que permita identificar a los niños, niñas y adolescentes en esa situación e implementar la política pública con eficiencia".
 
Algunos estudios dan un primer bosquejo de la situación:

Se sabe por ejemplo que en Bucaramanga hay una tasa de 42 menores en situación de calle por cada 100.000 habitantes, en Cali 19, en Barranquilla 15 y en Bogotá 12.

Esto no es todo, más de 100.000 menores de edad víctimas de maltrato han sido separados de sus familias, por parte del Estado, con el objetivo de restablecer sus derechos, informó el 15 de mayo pasado la directora de la ONG “Aldeas Infantiles SOS” en Colombia, Ángela Rosales.

Resaltó que de los menores separados el 46 % tenían entre 12 y 17 años, el 30 % entre 6 y 11 años, y 24 % eran menores de 5 años.

Las principales causas de separación familiar son el maltrato y el abuso sexual, seguido por el abandono y el consumo de alcohol o drogas por parte de sus padres. También se registraron casos de trabajo infantil, y desnutrición.

Del total, más de 27.000 crecen en instituciones de protección privados o del ICBF porque no tuvieron un hogar donde crecer rodeados de amor, respeto y protección.

Según cifras divulgadas por la ONG en febrero pasado, cerca de 24.000 menores son víctimas de maltrato grave en Colombia cada año, siendo uno de los países con las estadísticas más altas.

La situación de violencia que sufren los niños y niñas en Colombia es dramática y llega a casos extremos. Lo evidencian 3 casos de violencia que se conocieron durante el pasado mes:

1º) El 2 de julio de 2019 fue hallado el cuerpo sin vida de una niña de 12 años en un cafetal de Miraflores, (Risaralda) pertenecía a la etnia emberá chamí. La madre la había dejado con un hermano menor mientras ella llevaba el almuerzo al esposo que trabajaba en una finca cercana.

2º) Sharik Alejandra Buitrago Rayo, de 10 años de edad, desapareció el 8 de julio y fue hallada sin vida al día siguiente en el municipio de El Retorno (Guaviare), su cuerpo se encontró dentro de una caneca y sin sus prendas de vestir.

3º) El 29 de julio con una gran manifestación los habitantes de San Martín (Meta), rechazaron el cruel asesinato de una menor de 13 años. Su cuerpo fue encontrado dentro de dos costales usados para la alimentación de cerdos.

La menor había desaparecido desde el 26 de julio en la noche, pero su progenitora solo avisó a la policía hasta el día siguiente.

Es muy triste y doloroso que estas noticias se hayan convertido en "rutina" ante la indolencia del Estado.

Al igual que ocurre con el asesinato de líderes sociales, el Gobierno colombiano no toma medidas reales para enfrentar y resolver la situación.

Nuestros niños y niñas están siendo víctimas de los actos más atroces y de un sinnúmero de delitos, mientras para el sub-Presidente Duque el “problema más serio” de Colombia es Venezuela, y su “peor pesadilla” los Acuerdos de Paz, la existencia de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y el "caso" de Jesús Santrich.

Es evidente que la sociedad colombiana está enferma: las riendas del poder político y los medios de comunicación están en manos de una burguesía psicópata.

Personas de apariencia “normal” pero que carecen de empatía (capacidad de ponerse en los zapatos del otro) y hacen uso maquiavélico de las personas y las situaciones para su propio beneficio.

Por esto, que violen y maten a nuestras niñas no es prioridad para quienes por su feroz odio de clase están dedicados a atacar a Venezuela, garantizar  impunidad a los asesinos de líderes sociales y hacer “trizas la Paz”, tal como lo habían prometido Fernando Londoño desde el “centro democrático” y el actual embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordoñez.

Gráfica.- Colombia, un país donde los niños todavía se mueren de hambre. Un niño en Colombia debe esperar en promedio 330 años para salir de la pobreza. Foto. Semana

Fuentes:
https://www.facebook.com/ELCOAP/posts/2152938148166698:0?__tn__=K-R
https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/nina-de-13-anos-habria-sido-asesinada-por-su-hermanastro-en-meta-394438
https://www.eluniversal.com.co/colombia/asesinan-y-echan-en-un-saco-a-una-menor-de-13-anos-en-el-meta-BC1501120
http://www.redmas.com.co/colombia/nina-10-anos-edad-desaparecida-fue-hallada-sin-vida-guaviare/
https://www.msn.com/es-co/noticias/colombia/asesinan-a-ni%C3%B1a-ind%C3%ADgena-ember%C3%A1-en-risaralda/ar-AADOLqv
https://www.rcnradio.com/colombia/cerca-de-mil-ninos-vivian-en-la-calle-durante-el-2017-en-colombia
https://www.colombia.com/actualidad/nacionales/cual-es-la-situacion-que-atraviesan-nuestros-ninos-en-colombia-228590
https://www.pacocol.org/index.php/noticias/salud/8439-en-colombia-asesinan-ninas-y-no-pasa-nada