Salud
Typography

(Extractos) Los niños migrantes separados de sus padres el pasado año en la frontera entre México y Estados Unidos por agentes de la administración Trump mostraron posteriormente síntomas de estrés postraumático que fueron en aumento y se intensificaron durante el agitado proceso de reunificación con su familia, según un informe del inspector general del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU difundido este miércoles.



De acuerdo con el reporte, los menores, muchos de los cuales ya enfrentaban situaciones difíciles en sus países de origen o las padecieron durante su viaje al norte, exhibían más síntomas de miedo, sensación de abandono y estrés postraumático que los chicos que no fueron separados de sus padres.

Algunos lloraban inconsolablemente. Otros creían que sus padres los habían abandonado y estaban enojados y confundidos. “Otros sentían miedo o culpa y se preocupaban por el bienestar de sus padres”, señala el primer documento oficial sustancial de una dependencia del gobierno sobre el impacto que ha tenido en la salud mental de los menores la política de “tolerancia cero” del gobierno de Donald Trump, que dio lugar a la separación de familias (…)

Un niño de unos siete u ocho años fue separado de su padre y no sabía por qué, de acuerdo con el inspector general. Creía que su padre había muerto y que él correría la misma suerte. “Este niño requirió atención psiquiátrica de emergencia para atender sus trastornos mentales”, declaró a los investigadores el director de un programa.

Algunos de los menores separados de sus padres mostraron síntomas físicos derivados de sus traumas mentales, según los médicos. “Muchos decían que les dolía el pecho, aunque todo estaba bien en el plano médico. Describían síntomas típicos de un sufrimiento emocional como ‘me duele cada latido’, ‘no siento mi corazón’” (…)

El informe abarca un período de 2018 (...) resultado de la política de “tolerancia cero” de la administración Trump, bajo la cual al menos 2.500 menores fueron separados de sus padres (...)

Los niños permanecieron en la frontera “bajo custodia” mientras sus padres eran llevados a tribunales federales para iniciarles procesos penales (...)

Informes previos destacaron lo desorganizado de los esfuerzos por reunificar a las familias y la falta de planificación. Otros aseguran que miles de niños podrían haber sido separados de sus padres sin que se los haya tenido en cuenta en los informes iniciales (...)

Decenas de madres que fueron detenidas en estaciones fronterizas de EEUU en los últimos meses reportaron que la salud de sus hijos empeoró mientras estaban bajo custodia, y reportaron episodios de fiebre, diarrea y enfermedades respiratorias que no fueron atendidas adecuadamente, de acuerdo con una encuesta de un grupo legal sin fines de lucro a 200 mujeres detenidas (…)

Las mujeres habían entrado en EEUU entre mayo y julio y estuvieron detenidas en instalaciones fronterizas (…)

Los agentes fronterizos han dicho durante meses que se vieron superados y necesitaban más dinero. Desde las muertes de niños ocurridas mientras estaban bajo custodia, se ha agregado más personal y revisiones médicas

La mayoría de las madres dijeron que sus hijos no fueron atendidos por un proveedor de servicios médicos, aunque muchas reportaron niños con fiebre, vómitos y diarrea.

Una mujer que cruzó la frontera con su hija de 11 años cerca de McAllen, Texas, señaló que la pequeña fue colocada en una celda al otro lado de la suya. Un día, se dio cuenta de que no llegaba nadie nuevo y las autoridades le comentaron que se debía a una epidemia de una enfermedad parecida a la gripe que se extendió por el grupo.

Las madres atendieron a los bebés enfermos de diarrea sin pañales suficientes, mientras que otras que tenían recién nacidos trataban de mantenerlos a salvo de la enfermedad. A nadie se le permitió ducharse durante al menos cinco días, relataron algunas mujeres, incluso después de que sus hijos estuvieron vomitando.

Los abogados del proyecto han pedido al inspector general del Departamento de Seguridad Nacional que investigue (…)

Gráfica.- Marly Coronado, de 3 años, estuvo cuatro meses lejos de su madre. Foto: Victor J. Blue/ The New York Times.

4 de septiembre de 2019

(Con información de AP)

Fuente:
http://www.cubadebate.cu/noticias/2019/09/04/estados-unidos-informe-revela-sintomas-de-estres-postraumatico-en-ninos-migrantes-separados-de-sus-padres/#.XXBHJihKjIU