Sindicalismo
Tipografía

Declaración Política 59 de la Junta Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT)

Los resultados económicos del primer semestre de 2017 conocidos esta semana confirman los análisis que varios economistas habían hecho, Colombia enfrenta una crisis económica, el crecimiento fue de 1.3% frente a 2,5% en el mismo período del año pasado.



La industria manufacturera fue la que registró la mayor caída, por lo cual no es de extrañar el cierre por 15 días de la producción en Fabricato.

La destrucción de la producción nacional tanto industrial como agropecuaria corre a ritmo acelerado, como lo ha señalado permanentemente la CUT, por causa de la aplicación en Colombia del modelo económico neoliberal y los tratados de libre comercio.

A pesar de estas y otras alertas, el gobierno de Juan Manuel Santos continua empecinado en profundizar la aplicación de medidas fieles al recetario, que por más de 30 años ha arrasado con el aparato productivo nacional, y de paso han pauperizado los ingresos de los trabajadores con la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo, y los recortes sistemáticos de los derechos laborales.

Reiteramos que el estancamiento económico y la quiebra de algunos sectores productivos no se resuelven rebajando los costos laborales, sino impulsando una política de protección por parte del Estado a la producción nativa, con garantías reales para la producción propia, que le permitan defenderse frente a la arremetida de los capitales extranjeros y las multinacionales, que genere una mayor cantidad de empleos en el país, con garantías laborales que representen un mayor ingreso para la población, y una dinamización de la economía colombiana, esa es la razón por la cual la CUT ha expresado su rechazo a la importación de etanol y biodiesel que atenta contra esta industria del país, y condena a la pérdida de puestos de trabajo en la agroindustria colombiana.

Es la síntesis de la defensa de la producción y el trabajo nacionales, condición necesaria para intentar materializar el desarrollo y el progreso del país, y que ello beneficie a la mayoría de los colombianos.

La andanada del gobierno Santos contra los trabajadores es abundante en el presente año, comienza con la aplicación de la reforma tributaria que aumentó la desplumada de los colombianos con el aumento del IVA del 16 al 19% , que de hecho ha sido calificada como una causa primordial en el declive del consumo por parte de las gentes, la ley aprobada para formalizar el vínculo laboral de las madres comunitarias fue negada por el presidente santos, igual suerte corrió la ley que reducía el aporte a salud de los pensionados del 12 al 4% , ese mismo fin tuvo la ley que rebajaba las semanas cotizadas para la pensión de las mujeres en 150 semanas, solo se devolvió el recargo nocturno a una de las cuatro horas esquilmadas a los trabajadores bajo el gobierno de Uribe.

A lo anterior se suman la tercerización, los despidos masivos, el feminicidio, la persecución sindical y las agresiones a las protestas por parte del ESMAD y bajo el amparo del Código de Policía; el total desamparo de la población en materia de Salud, el desmantelamiento de la red pública hospitalaria y el saqueo permanente de los intermediarios financieros; los anuncios de nueva reforma pensional en el marco de las exigencias de la OCDE, y las peticiones permanentes de abaratamiento de la mano de obra por parte de empresarios y multinacionales.

Frente al desarrollo de los acuerdos de paz, que marcan su punto de no retorno con la dejación de las armas por parte de la hoy ex guerrilla de las Farc en la presente semana, el actual gobierno y los que vengan en adelante tienen el compromiso de garantizar la reinserción a la vida civil de quienes se vincularon al proceso, además de impedir las acciones de grupos al margen de la ley que han segado la vida de más de medio centenar de dirigentes populares, y que amenazan con seguir atentando contra los reinsertados y los defensores de Derechos Humanos y líderes sociales; se le debe garantizar la participación en la vida política legal al partido que conformen en el marco de la Constitución política nacional, consolidar este proceso es de enorme importancia para todos los colombianos, la CUT manifiesta su respaldo a los acuerdos de la Habana y exige del Gobierno Nacional, y del Congreso de la República celeridad en el cumplimiento integral de los acuerdos, y llama tanto al gobierno como a la guerrilla del ELN para que prontamente lleguen a un acuerdo en las negociaciones que se realizan en Quito para bien de toda la Nación; nos pronunciamos además por la apertura de negociación entre el gobierno y el EPL.

El paro nacional de 37 días realizado por el magisterio y los 3 paros del resto del sector estatal, son una muestra fehaciente de que la lucha y la movilización de carácter masiva y entusiasta, es la herramienta principal para enfrentar la desastrosa política económica y social del gobierno, la lucha de los maestros contó con el respaldo permanente de toda la población en una muestra de rechazo a quienes nos mal gobiernan.

Los acuerdos alcanzados son el reflejo de la lucha y la movilización realizada, y necesitan de la vigilancia y seguimiento por parte del movimiento sindical en su conjunto para concretar los acuerdos, entre ellos, la formalización, fijación y ampliación de las plantas de personal y los demás puntos negociados.

También resaltamos el paro realizado por los Trabajadores del Ministerio de Trabajo que valerosamente se sostuvieron hasta lograr un acuerdo.

La Junta Nacional de la CUT hace un reconocimiento a todo el magisterio nacional y a la federación de trabajadores de la educación –FECODE- por el ejemplar comportamiento de combatividad y unidad con la acertada dirección de esta importante batalla de los educadores Colombianos. Es un ejemplo digno de seguir.

Lo que hoy predomina en el país son los reclamos y exigencias por parte de numerosos sectores de la población; los paros de Buenaventura y Chocó, las movilizaciones de Barrancabermeja, La Guajira, Guaviare, Segovia y Remedios; las protestas generalizadas exigiendo el cumplimiento de los Acuerdos; el rechazo a la minería multinacional y depredadora, las consultas previas ganadas a las multinacionales y el gobierno; la oposición a la utilización del fracking en la explotación petrolera y la campaña por la revocatoria del Alcalde Peñalosa en Bogotá.

En fin, las luchas y reclamaciones de obreros, campesinos, empresarios pequeños y medianos de la ciudad y el campo, usuarios de los servicios públicos, el repudio a la galopante ola de corrupción en todas las esferas del Estado, y el saqueo del erario como el caso de Odebrecht, deben contar con el apoyo decido de la CUT que intenta coordinar con todos los sectores en conflicto la lucha civilizada y de resistencia, necesaria para reivindicar los principales derechos de los colombianos.

Necesitamos brindar toda nuestra Solidaridad a los conflictos que están en desarrollo entre ellos el paro anunciado por los sindicatos de la DIAN por los incumplimientos del gobierno.

El anuncio de Donald Trump de considerar la posibilidad de intervenir militarmente en Venezuela, con el acompañamiento servil de gobiernos de la región como el de Santos, merece el más amplio y contundente repudio por parte de los pueblos y naciones del mundo, nada justifica que una nación tenga la licencia para invadir a otra sea cual fuere la razón que se aduzca, los Estados Unidos con su política imperialista siempre que ha procedido de esa manera, ha atropellado la soberanía y la autodeterminación de las naciones, y los resultados han sido la destrucción de esos pueblos y en ningún caso el advenimiento de la democracia y el progreso, Iraq, Afganistán, Siria y Libia están de ejemplos recientes.

La crisis que padece la nación venezolana solo la pueden resolver exclusivamente los venezolanos, nada de injerencias extranjeras, el llamado solo puede ir en el sentido de que los venezolanos resuelvan sus contradicciones apegados a los mecanismos internos definidos en su ordenamiento legal, nuestro llamado es a que por la vía del dialogo y los acuerdos entre los sectores en disputa, aplicando métodos civilizados y democráticos se logre la reconciliación y la convivencia en el vecino país.

Igualmente rechazamos los atentados terroristas en Europa y las amenazas guerreristas que se ciernen sobre el planeta.

Hacemos un llamado a todos los colombianos, y en especial a los afiliados de la CUT, a participar activamente en la agenda de lucha del semestre que inicia con una gran jornada nacional de movilización en el mes de octubre, y las acciones por la Paz y en Solidaridad con las víctimas en el mes de septiembre; en las elecciones de congreso de la república y presidencia del 2018 participen activamente respaldando y promoviendo los candidatos que representen el interés de la nación; en este sentido respaldamos las iniciativas que apuntan a la conformación de una gran coalición que defienda la Soberanía, la Democracia, la Paz y los Derechos de los Trabajadores.

 Luis Alejandro Pedraza (Presidente)

Fabio Arias Giraldo (Secretario General)

Bogotá, agosto 18 de 2017

http://cut.org.co/wp-content/uploads/2017/08/DECLARACION-POLITICA-59%C2%B0-JUNTA-NACIONAL.pdf