Sindicalismo
Tipografía

Desde la ciudad de Cartagena representantes del Sindicato de Trabajadores de Tubos del Caribe-Sintratucar – nos envían la denuncia de la arremetida antisindical que desarrolla la empresa Tenaris Tubos del Caribe contra los trabajadores y directivos de la organización sindical.



Por tal situación y para hacer frente a esta brutal política empresarial contra la organización y las luchas obreras varios sindicalistas iniciaron una huelga de hambre con carácter indefinida denunciando la persecución laboral por parte de la empresa.

Jairo del Río y Elías Zabaleta, pertenecientes al Sindicato de Trabajadores de Tenaris Tubos del Caribe, decidieron iniciar una huelga de hambre y encadenarse a las afueras de las instalaciones de la empresa debido a la dilación por parte de la multinacional para resolver el conflicto laboral y a la persecución sindical que se ha desatado en la empresa, sin que la Rama Judicial haya protegido los derechos de los trabajadores, señala el comunicado emitido por la Coordinadora de Solidaridad Sindical, organismo que agrupa a centrales obreras y movimientos sociales para acompañar y brindar apoyo a los operarios en esta justa acción.

Los trabajadores denuncian que han sido sancionados con más de 210 días sin salario los miembros de la junta directiva por repartir un volante en el que respondían a un informativo de la empresa que desinformaba sobre el sindicato y sobre la negociación colectiva.

Al momento del inicio de la huelga de hambre los directivos sindicales han recibido de manera inmediata la solidaridad de las organizaciones sindicales agrupadas en la Coordinadora de Solidaridad Sindical de Cartagena y acompañamiento de las centrales obreras y organizaciones defensoras de derechos humanos de la ciudad. También hacen un llamado al movimiento obrero y sindical en el país para que se pronuncie exigiendo a los empresarios y al Gobierno Nacional una solución definitiva al conflicto laboral.

Señalan que desde octubre de 2017, el sindicato y la empresa comenzaron a negociar un pliego de peticiones que no ha sido resuelto y que en la actualidad se encuentra esperando la convocatoria del tribunal de arbitramento. Sin embargo, la empresa ha utilizado este período para sancionar a los dirigentes sindicales con 15 días sin salario por repartir volantes en los que se denuncia la situación de la negociación con la empresa.

A pesar de la sistemática persecución sindical que la empresa Tenaris Tubos del Caribe ha desatado contra la dirigencia de la clase trabajadora, la Rama Judicial ha hecho caso omiso y, por el contrario, ha revertido los fallos favorables a los trabajadores, en particular el Juzgado Sexto Civil del Circuito, que ha negado en segunda instancia dos acciones de tutela favorables a los trabajadores.

El año pasado, Tenaris Tubos del Caribe despidió a los jóvenes del primer empleo que se sindicalizaron ante las condiciones en las que laboraban, que ponían en riesgo su salud y su seguridad. Sintratucar acudió al Ministerio del Trabajo e instauró las denuncias, pero los 180 trabajadores empezaron fueron presionados por supervisores, jefes y gerentes, que condicionaron la renovación del contrato de trabajo de seis meses a la desafiliación. Otra de las razones fue la participación de los trabajadores en la fundación de un sindicato nacional en octubre de 2017, que generó el despido de dos dirigentes sindicales, Walberto Marrugo y Jairo del Río.

Voceros de la Coordinadora de Solidaridad Sindical aseguran que en la empresa existe una total esclavitud al estilo de lo sucedido hace varios siglos en la Ciudad Heroica.