Solidaridad
Tipografía

Irán condena el reciente ataque con granadas a las instituciones del Estado de Venezuela, que tacha de acto ‘ilegal y violento’.



“La República Islámica de Irán condena el ataque armado a las sedes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Ministerio del Interior de Venezuela”, ha dicho el portavoz de la Cancillería de Irán, Bahram Qasemi.

En la actual crisis que aqueja al país suramericano, ha indicado el diplomático persa, “tales actos ilegales y violentos” no harán sino complicar la situación y “dificultar el proceso por el que se pueda alcanzar un acuerdo y solventar los problemas de ese país mediante el diálogo”.

Esta parte de las declaraciones de Qasemi alude a la ronda de diálogos entre el Gobierno de Venezuela y la oposición, que arrancó con el fin de poner fin a la crisis política que vive el país bolivariano, pero que fue abandonada por la derecha, pese a los llamamientos del Gobierno para retomar las conversaciones.

El vocero del Ministerio de Exteriores de Irán ha llamado por todo ello “a la calma y al respeto al marco de la ley” a ambas partes en conflicto.

La posición de Irán respecto a la crisis venezolana, expuesta por el portavoz, consiste en favorecer que se “evite la violencia” en beneficio de la mesa de diálogo, en un ambiente de tranquilidad y sin injerencias extranjeras, como mejor vía para resolver las divergencias entre ambos lados, “atendiendo a los intereses de todo el pueblo venezolano”.

Las declaraciones de Qasemi van en línea con las reiteradas ocasiones en que Irán ha abordado la crisis venezolana, llamando a restaurar la paz y la tranquilidad en el país y condenando las intervenciones foráneas en los asuntos internos del país caribeño.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha rechazado por su parte el doble ataque “terrorista” contra las instituciones del Estado, cometido en medio de la ola de protestas de la oposición, que busca el derrocamiento de Maduro, y ha prometido darle respuesta “con las armas”.

Hispan TV