Solidaridad
Tipografía

Su Santidad

Papa Francisvo:

Reciba la más cordial bienvenida a nuestra querida tierra reconocida mundialmente por su diversidad geográfica y cultural.



En primer orden reconocer y agradecer sus buenos oficios, gestión y clamor para la consecución de la Paz en Colombia, y el consecuente cese de un conflicto armado que pone fin al sufrimiento que produjo en las población más vulnerable.

En segundo orden, el Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba y las organizaciones sociales que le integran, testigos de su encomiable labor por las causas justas, su infinita sabiduría y altruismo, digno de quien regenta la máxima autoridad en la jerarquía de la iglesia católica, y atendiendo a su puntual y convincente intervención ante el gobierno de Obama para la  liberación de los tres patriotas cubanos encarcelados en EE.UU, invoca su intervención ante la política de Donald Trump, de revertir los acuerdos establecidos, en el marco del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EE.UU y Cuba.

En su visita a Cuba en el año 2015 en un histórico discurso expresaba:

“Geográficamente, Cuba es un archipiélago que mira hacia todos los caminos, con un valor extraordinario como “llave” entre el norte y el sur, entre el este y el oeste. Su vocación natural es ser punto de encuentro para que todos los pueblos se reúnan en amistad, como soñó José Martí, “…por sobre la lengua de los istmos y la barrera de los mares”. 

Y es lo que siempre ha representado Cuba a través de su política de Solidaridad,  la cual  ha traspasado las fronteras no sólo geográficas, sino culturales, políticas e ideológicas, de ahí la gran admiración que despierta en los más recónditos lugares del planeta.

La política de EE.UU de mantener un  bloqueo comercial y financiero a Cuba continúa y se ha fortalecido, tal  como está demostrado en las obsoletas restricciones comerciales y financieras, las onerosas sanciones unilaterales a las empresas, y la persecución financiera a las transacciones cubanas en el exterior, demostrándose  no solo la continuidad del carácter extraterritorial del bloqueo sino su rigurosa aplicación con total impunidad y en franca violación del Derecho Internacional. 

La persistencia de un  bloqueo de tal magnitud, viola los derechos del Pueblo Cubano al afectar los sectores de mayor impacto social como la salud, la alimentación, el deporte y la cultura, vulnerando el derecho del Pueblo Cubano a su desarrollo.

Estados Unidos ha mantenido por décadas una actitud de no reconocimiento y desprecio frente al Derecho Internacional, al incumplir los principios y propósitos de la Carta de la Organización de Naciones Unidas que en veinticinco ocasiones ha votado, por absoluta mayoría en su Asamblea General  por el FIN del mismo, el cual además ha sido considerado el más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno.

La eliminación total del bloqueo es un paso esencial para el avance hacia la normalización de las relaciones bilaterales entre los Estados Unidos y Cuba, lo que se debe hacer de forma unilateral e incondicional por parte del gobierno de los Estados Unidos.

En este mismo sentido, para alcanzar la normalización de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, se hace necesaria la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo.

El pueblo cubano es digno de la compensación por parte de los Estados Unidos por los daños humanos y económicos como consecuencia de sus políticas imperiales.

Finalmente, convencidos no solo de sus buenos oficios sino también del amor y compromiso que le caracteriza no solo por sus sabias palabras sino en su proceder como el máximo patriarca de la iglesia católica, quienes suscribimos esta carta solicitamos su intervención ante el gobierno de EE. UU para que cese  el bloqueo comercial y financiero al cual ha sido sometido, por más de cinco décadas el Pueblo Cubano, principal afectado por las consecuencias que en todas las esferas de la vida humana ha tenido éste, y para que se reconozca y respete la soberanía del Pueblo Cubano, ante el  cual no dejaremos de expresar nuestra admiración y respeto por resistir, ser fiel a sus principios, defender su libre autodeterminación, continuar la lucha por la justicia social y su compromiso de Solidaridad con el mundo.

Su Santidad, agradecemos todos los esfuerzos que pueda encaminar para lograr el cese definitivo al  bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, consideramos que es realmente un acto humanitario y como tal debe considerársele fundamental en el marco del respeto a la soberanía y el ejercicio del derecho a la autodeterminación de los pueblos.

Con sentimientos de admiración, llegue a usted un caluroso abrazo.

Atentamente,


Pedro Polo Barrios (Presidente Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba)