Solidaridad
Tipografía

El destacado académico cubano Luis Suárez calificó hoy de imperecedero el pensamiento del fundador de la Revolución cubana, Fidel Castro, durante un encuentro celebrado en la capital colombiana para rendirle homenaje.



En el transcurso de la charla a la que asistieron universitarios, catedráticos, diplomáticos e integrantes del Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba, el investigador y escritor recordó pasajes de la estancia de Fidel en Bogotá.

Fue hace exactamente 69 años, cuando fue asesinado el jurista y político Jorge Eliécer Gaitán, líder del partido Liberal, rememoró el intelectual cubano.

Suárez narró episodios casi desconocidos de la presencia en esta ciudad del entonces dirigente estudiantil en momentos en que el pueblo colombiano protagonizó las protestas conocidas como El Bogotazo, que dividieron en dos la historia de esta nación sudamericana, dijo.

Dichos acontecimientos, toda una explosión social, no sólo quedaron en la memoria de Fidel, sino que influyeron en su concepción de la insurrección que posteriormente planearía en la isla, insistió el reconocido profesor e historiador.

Luego de analizar muchos de sus discursos y pronunciamientos -agregó- pude concluir que uno de los ejes centrales de su ideario fue la convicción de que la Revolución cubana surgida en 1959 forma parte de otra mayor que 'es la revolución latinoamericana y de las luchas por la independencia y la descolonización del mundo subdesarrollado'.

Según Suárez, el exgobernante fallecido el 25 de noviembre de 2016 partió de la premisa que el Estado antillano debía ser un bastión de solidaridad, una suerte de retaguardia para otros procesos de fines similares al impulsado por los cubanos desde mediados del siglo pasado.

La certeza de que el imperialismo, y particularmente el estadounidense, es el enemigo principal no sólo de su patria, sino de otras muchas naciones, sobresalió igualmente entre las ideas defendidas por Fidel. Sobresalió asimismo la necesidad de la unidad y la integración de América Latina y de todos los países del llamado Tercer Mundo, enfatizó el académico.

Prensa Latina