Solidaridad
Tipografía

Las más recientes declaraciones, del secretario general de la OEA, Luis Almagro, hechas desde un punto fronterizo de Colombia y Venezuela, en las que, de manera irresponsable y descarada pide una intervención militar contra la Revolución Bolivariana que lidera Nicolás Maduro, provocaron una reacción de rechazo y solidaridad internacional en defensa de un proceso democrático y soberano, iniciado por Hugo Chávez.



ALmagro estuvo hace una semana en Colombia, rodeado de agentes de la derecha envalentonados por el ascenso de Duque al poder, y mostró su desespero por el avance de la Revolución Bolivariana, por encima de toda clase de amenazas, sabotajes económicos, bloqueos y hasta intento de asesinato del Presidente Nicolás Maduro, el pasado 4 de agosto.

El hecho flagrante de las amenazas de Almagro, quien pide una invasión militar contra Venezuela, desde Colombia, compromete al gobierno de Duque, matriculado en el coro guerrerista que incluye al embajador Santos y al canciller Trujillo, fanáticos de una aventura que podría desembocar en una catástrofe volcánica a escala latinoamericana.

Iván Cepeda, senador colombiano, es la primera voz que se alza clara y contundente en defensa del país hermano y de La Paz continental:

"Esta intervención terminaría arrastrándonos a un conflicto armado multilateral cuyos efectos serían para los pueblos de Colombia y Venezuela. Quienes pregonan la guerra saben que otros serán los que paguen con sangre sus consecuencias".

Las palabras de Iván Cepeda, aparecen destacadas este jueves en el diario caraqueño "Últimas Noticias" al lado de una reacción continental que exige la renuncia de Almagro.

Desde Chile, el representante del Movimiento Democrático Popular, ante la Mesa Nacional del Frente Amplio, Esteban Silva, también rechazó las palabras de Almagro y considera no tanto que estamos frente a un atentado contra la unidad de este continente sino que quien las pronunció debe ser destituido por su lenguaje contra la República Bolivariana de Venezuela.

Izquierda Socialista, desde Perú, la Secretaria Ejecutiva de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América, Tratado de Comercio de los Pueblos ALBA-TCP, como las organizaciones democráticas de Barbados, hicieron un frente que condena la injerencia, la amenaza y la irresponsabilidad de un funcionario que se supone debe estar del lado de La Paz, de la convivencia pacífica y la autodeterminación de todas las naciones.

Desde luego, Cuba, Nicaragua y Bolivia, hicieron elevar su posición anti imperialista para defender a Venezuela, sumándose a la izquierda de Honduras, a nivel interno hay pronunciamientos unánimes del Partido Socialista Unido de Venezuela   PSUV, de la JPSUV, actualmente en las plenarias de su 4o. Congreso y del Partido Comunista de Venezuela, PCV y su ala juvenil JPCV.

La plenipotenciaria y soberana Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, ANC, declaró en un documento con carácter de decreto que toda agresión militar contra la patria de Hugo Chávez, tendrá una respuesta que ni los propios agentes del imperialismo están en capacidad de imaginar.

En una rueda de prensa internacional el Presidente Nicolás Maduro, denunció que el gobierno de Colombia es un enemigo de Venezuela.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Comando Estratégico Nacional CEOFAN, que incluye la Aviación, bajo el mando del General Vladimir Padrino López están bajo alerta máxima contra cualquier provocación fronteriza o "falso positivo" del gobierno y del paramilitarismo colombiano.

Las milicias territoriales de Venezuela están en los llamados "ejercicios militares de Soberanía"

Las corrientes de izquierda latinoamericana que desempeñan tareas solidarias internas en Venezuela, han planteado la urgencia de crear las Brigadas de Milicias Internacionales, con capacidad para la necesaria defensa de la Patria Grande, la que Bolívar creó bajo la divisa: "Cada ciudadano será un soldado si la Patria es atacada" .