Viernes, 24 Febrero 2017 |

Lee aquí el periódico:

Si quiere paz, ¡cumpla, presidente Santos!

Son tantas las voces que informan del escaso cumplimiento que el Estado ha venido dándole a los compromisos de paz con las FARC, especialmente en lo relacionado con la adecuación de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, que nada tendría de raro que un día cualquiera, cansada, la organización guerrillera resolviera calzarse las botas y retornar nuevamente al monte, del cual salió con sentidas manifestaciones de tristeza de las respectivas comunidades, ahora temerosas del seguro retorno de las hordas criminales, cuyo accionar ya estaba controlado por la organización guerrillera.


De acuerdo con el protocolo suscrito en La Habana, las FARC se comprometían a instalarse en 23 Zonas Veredales Transitorias de Normalización, en las cuales harían dejación de armas en forma paulatina, en un plazo no mayor de 180 días. Según los últimos acuerdos, las guerrillas estarían en estas zonas en los primeros cinco días de febrero, días en los cuales el cual el Gobierno tendría debidamente adecuados y dotados estos lugares con alojamientos, agua potable, pozos sépticos, baterías sanitarias, energía eléctrica, cocinas, áreas culturales y de deporte y demás elementos indispensables para hacer digna la estadía de un grupo que, luego de buscar mediante las armas un mundo mejor para los colombianos, decidió seguir en la misma búsqueda, pero bajo formas políticas legales.


Pues llegado el momento de la verdad, lo que encontraron los guerrilleros al llegar a las Zonas fue que en algunas de ellas apenas sí se había iniciado el trabajo de descapotado; en otras, barrizales inmundos; y, en general, nada que pudiera considerarse cercano a lo convenido y mucho menos apto para la permanencia digna de los insurgentes, que han demostrado disposición para finalizar su alzamiento en armas.


Parecidos inconvenientes son los que se han dado en la aplicación de la Ley de Amnistía e Indulto. Son tan complejas las condiciones establecidas en esta Ley que hasta razón han tenido los jueces que, argumentando el incumplimiento de tales condiciones, han negado las pretensiones de muchos presos políticos, prisioneros de guerra y alzados en armas que han buscado el indulto o la amnistía.


Son estos los primeros anuncios de lo difícil que será la implementación de los acuerdos y de lo imperioso que es acompañar a los integrantes de Voces de Paz, el grupo de ciudadanos que asiste al Congreso a vigilar esa implementación. En Voces de Paz deben estar puestos los oídos de la nación y de sus organizaciones populares, y prestos todos a secundar con la presencia en las calles las denuncias y reclamos que salgan de su seno. La paz es la prioridad del momento. Lo demás da espera.



Gráfica pie de foto.-Presidente Hollande y el presidente Santos Foto: Pazífico Noticias


 

Por: Oscar H. Avellaneda
Publicación: Jueves, 23 Febrero 2017 17:29

Primer día de la XIII delegación asturiana en Colombia.


Coincide la llegada de la delegación asturiana que va a verificar DDHH con una bomba en Bogotá, y con el anuncio de que el último guerrillero habría llegado a las zonas de concentración, tras varios retrasos achacados al gobierno en el cumplimiento de trámites y procedimientos pactados.

Por: Rebelión
Publicación: Jueves, 23 Febrero 2017 04:53