Tolima
Typography

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Seguridad en Colombia (Sintrasecol)  – Seccional Tolima – rechazó y condenó el vil asesinato de dos colegas escoltas en el departamento de Chocó, quienes fueron secuestrados y posteriormente asesinados, apareciendo sus cuerpos en la ribera del río Atrato.



El 14 de noviembre, este sindicato realizó un mitin en el centro de la ciudad de Ibagué (Tolima), frente a la gobernación, denunciando el crimen y al director de la Unidad Nacional de Protección, por su incapacidad para garantizarles a cerca de 6000 escoltas por contrato las mínimas garantías para el ejercicio de su riesgosa labor.

El funcionario que representa la política neoliberal del presidente Iván Duque Márquez, en vez de ofrecer garantías, viene recortando esquemas a líderes populares y sindicales en todo el país, mientras las fuerzas oscuras del paramilitarismo actúan en convivencia con el militarismo más reaccionario sin contratiempo alguno.

Igualmente, los participantes del mitin denunciaron que el armamento y los vehículos no son los ideales para la prestación del servicio. No hay armamento de apoyo, indicaron. A esta protesta la policía se dedicó a fotografiar a los asistentes con el fin de individualizarlos, ¿Con qué fin? Se preguntan los escoltas.

La intervención central estuvo a cargo de Juan Carlos Prieto, presidente de esta seccional en el Tolima, quien con vehemencia y decisión expresó su repudio por este vil asesinato de dos compañeros en el departamento de Chocó. Se solidarizó con los familiares y todo el gremio de escoltas en Colombia, exigiendo del gobierno nacional en cabeza del director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), garantías básicas para el cumplimiento de sus funciones.

“Estamos rechazando contundentemente el vi asesinato de nuestros compañeros en el departamento de Chocó. El compañero Robinson Romaña Acuesta y el compañero León Jairo Rendón Ortiz,  los cuales inicialmente fueron secuestrados y vilmente asesinados,  apareciendo ayer (antier) en inmediaciones del río Atrato”, dijo.

Dijo Juan Carlos Prieto que en Colombia hay 6000 escoltas tercerizados que pertenecen a la UNP y que actualmente los tiene colgados de la “brocha” sin la posibilidad de ser nombrados de planta, como lo dice la Constitución Nacional. “Se ha dado varias comunicaciones al gobierno nacional en cabeza de Iván Duque, en las cuales le hemos manifestado que ésta es una labor riesgosa y nosotros como escoltas hemos exigido ese derecho de ser contratados en propiedad, la misma Constitución nos da el aval porque somos portadores de armas, lo cual nos da ese derecho. Sin embargo, el presidente Iván Duque, desde el ministerio del interior y desde el director de la Unidad Nacional de Protección, han hecho caso omiso a estas reclamaciones, desconociendo la mesa intersindical nacional de la cual hacemos parte las diez organizaciones sindicales”.

El líder sindical calificó el Estado Colombiano de negligente e inepto. Además, señaló que el único responsable de la violencia que vive el país es el mismo Estado: “Denunciamos también la negligencia por parte del Estado, el cual no ha sido viable el trámite del proyecto de ley que contemple nuestra labor de escolta de alto riesgo. El Estado Colombiano, en sus innumerables negligencias que ha tenido, ha hecho caso omiso a esto. No se equivocó nunca la comisión nacional, la comisión de paz y la comisión nacional de estudio del conflicto en Colombia, cuando en el proceso de paz determinó que el único culpable de la violencia en Colombia es el propio Estado, representado por esta oligarquía corrupta, la cual nos ha tenido inmersos a toda la población colombiana. Desafortunadamente, en las elecciones nos olvidamos de esto y al olvidarnos de esto, volvemos a elegir a los mismos con las mismas”, anotó.

Ratificó su rechazo al atroz crimen de los escoltas: “Hoy rechazamos como sindicato nacional de trabajadores de la seguridad en Colombia (Sintrasecol), quien hace parte de la mesa nacional, el vil asesinato de los compañeros. No hay una política de seguridad que la Unidad Nacional de Protección contemple hacia los trabajadores de seguridad en Colombia. Sabemos que el Chocó, en el Urabá, es una zona “roja”, de alto peligro, la cual está a merced de las bandas criminales, producto de la misma violencia que ha tenido el Estado colombiano. Por eso, rechazamos estos viles asesinatos”.

Igualmente, Juan Carlos Prieto se solidarizó con los familiares de los líderes asesinados en Colombia y el cobarde bombardeo militar en el Caquetá que cobró la vida de por lo menos 18 niños, a quienes calificó de “angelitos”: “También nos solidarizamos con más de los 170 líderes asesinados a nivel nacional, con estos 18 angelitos que fueron asesinados en ese bombardeo donde el ministro de Defensa no se ha querido hacer responsable, donde el ministro de Defensa es el total responsable. El estudio técnico para un bombardeo tiene que ser con informe de inteligencia, el cual el ministro conoce de primera mano, pero haciendo caso omiso, ordenó el bombardeo siendo 18 angelitos vilmente asesinados. Desafortunadamente, los medios de comunicación al servicio del propio Estado, manifiestan que no eran niños, que eran niños al margen de la ley de grupos emergentes de la desaparecida FARC, cuando estos niños eran campesinos. Pero, hoy en día al que le quieren colocar un camuflado y unas botas, lo hacen pasar como guerrillero. Es lo que comúnmente se denomina, desde el gobierno de Álvaro Uribe Vélez: “Falsos Positivos”.

Finalmente, el dirigente sindical condenó el modelo neoliberal: “Hoy queremos rechazar contundentemente esta política neoliberal que tiene el director nacional de la Unidad Nacional de Protección. Salió a decir en comunicado que lamentaba estos hechos. Pero, ¿Cómo lo va a lamentar si hace más de 17 años que lleva este programa y ningún presidente ha tenido la voluntad política para llevar un proyecto de ley que nos cobije a nosotros los escoltas?”, terminó diciendo el dirigente sindical de Sintrasecol, seccional Tolima.

Fotos : archivo Nelosi