Tolima
Typography

Los golpistas en Bolivia, financiados por Estados Unidos, vienen cometiendo monstruosidades contra el pueblo que reconoce la obra del depuesto presidente Evo Morales Ayma. Hay muertos, desaparecidos y centenares y centenares de heridos en distintas regiones de este país sudamericano, sin que organismos como la Organización de los Estados Americanos (OEA), de la mano del sátrapa Luis Almagro, diga una sola palabra condenando el sangriento golpe de Estado.



La prensa viene siendo censurada. Hay periodistas heridos en cumplimiento de su misión. El canciller argentino, Jorge Faurie, dijo que “los periodistas están a resguardo en lugar apropiado”. El diplomático criticó las declaraciones de la golpista ministra de comunicaciones, al decir: “La declaración de la ministra de comunicación es altamente infeliz e inadecuada”.

Así que al parecer se viene cometiendo toda una matazón en Bolivia con el silencio cómplice de los grandes medios de comunicación. “Bolivia hoy tiene su vida alterada”, subraya Faurie.

De igual manera, se ha venido denunciando que la brigada médica internacionalista cubana viene siendo agredida violentamente por los enfermos golpistas y al parecer norteamericanos. Han detectado carros con placas de Estados Unidos agrediendo a la brigada de salud y al pueblo boliviano. De hecho, la diplomacia cubana denunció que dos médicos se encuentran desaparecidos acusados de instigar la resistencia contra el gobierno de facto, que preside una mujer antiguamente actriz pornográfica.

El presidente cubano, Miguel Díaz – Canel Bermúdez, ha hecho fuertes declaraciones denunciando la persecución contra los 725 médicos cubanos que venían trabajando allí y los dos desaparecidos. Al parecer en las próximas horas estos médicos serían expulsados de Bolivia.

La dictadura que se pretende consolidar en este país indígena, no le interesa la salud de su pueblo, su único interés es borrar la obra social y política del presidente depuesto Evo Morales Ayma. “Se viene acosando a los médicos cubanos”, dijo el gobernante isleño.

Bolivia vive momentos aciagos por obra y gracia de los golpistas y su patrocinador principal: Estados Unidos. La muerte y la represión rondan por calles y veredas de este país hermano. Sin embargo, la resistencia se viene organizando en todo el territorio nacional. La principal central obrera boliviana ha dado un ultimátum a este régimen criminal. Podrán matar y desaparecer a muchos indígenas, pero jamás el sueño de este pueblo heroico a ser libre, soberano y autónomo.  

El mundo democrático no puede ser indiferente ante esta tragedia mayúscula del pueblo boliviano. Por el contrario. Debe movilizarse exigiendo la verdadera democracia y la restitución del presidente constitucional. La neutralidad no ayuda para nada en un trance de esta naturaleza. Bolivia no está sola, solidaridad e internacionalismo proletario. La unión hace la fuerza… El Paro Nacional en Colombia el 21 de noviembre, debe reivindicar la lucha del pueblo boliviano y su presidente Evo Morales Ayma.    

Gráfica.- Ciudadanos rodean los féretros de varios de los fallecidos tras los disturbios de ayer con las fuerzas del orden, frente al Instituto de Investigaciones Forenses eL sábado, en Cochabamba (Bolivia). EFE