ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Nacional
Typography

Acusado de ser uno de los fundadores del grupo paramilitar ‘Los Doce Apóstoles’, responsable de crímenes de lesa humanidad en la década de 1990 en Antioquia, Santiago Uribe, hermano menor del expresidente colombiano Álvaro Uribe y cuya sombra rodea el expediente, expondrá su defensa el próximo martes 26 de enero. La Fiscalía solicitó una condena por homicidio y concierto para delinquir y su condena podría implicar hasta treinta años de prisión.



Tras la audiencia libre que rindió ante la justicia en 1996 como parte de una investigación por delitos cometidos entre 1993 y 1994 en la región de Yarumal, pequeña localidad del norte del departamento de Antioquia, Santiago Uribe, gerente de la hacienda familiar La Carolina, fue absuelto de los cargos en su contra en 1999 por falta de pruebas. Sin embargo, no cabía ninguna duda de la existencia del grupo paramilitar de “Los Doce Apóstoles”, que recibió ese nombre por la participación de un párroco católico en su seno y que sembró el terror en la región.

Más de 500 asesinatos fueron registrados por la Fiscalía de Colombia entre 1992 y 1995 en esta zona rural marcada por los ataques de varias guerrillas, en las que se habían desarrollado autodefensas que rápidamente se transformaron en escuadrones de la muerte practicando "limpieza social". En la mira estaban drogadictos, ladrones, guerrilleros, simpatizantes de la causa (o sospechosos de serlo) pero también todo lo que oliera a izquierda.

Una denuncia desde Argentina.

Cuando en 2010, Juan Carlos Meneses, un policía retirado presentó una denuncia desde Argentina con la ayuda de juristas y del premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel, alegando que Santiago Uribe fundó, dirigió y financió Los Doce Apóstoles, resurgió la cuestión de la relación entre ese grupo criminal y lo que estaba pasando en la hacienda La Carolina.

“Desde 1994, muchos elementos han vinculado a Santiago Uribe con los grupos paramilitares. Pero ante la impunidad en Colombia, la única alternativa era darle un carácter internacional a la denuncia”, explicó al diario francés Le Parisien Daniel Prado, abogado de la familia de una víctima del grupo de los Doce Apóstoles.

Desde hace 34 años, este defensor de “las familias víctimas de violencia estatal” se ha convertido en blanco de amenazas y es sujeto de protección por parte del Estado colombiano gracias a una medida solicitada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) - “no sólo para este caso, dijo, pero ahora importa mucho.” Afirma ser objeto de vigilancia y recibe llamadas telefónicas amenazantes.

“Una mañana, los cuatro neumáticos de mi carro estaban desatornillados. A principios de diciembre, un helicóptero sobrevolaba mi casa. La semana pasada, había soldados apostados frente a la ventana de mi oficina. Todo esto, para intimidarme."

De aplazamiento en aplazamiento.

El proceso legal se prolonga. Santiago Uribe no volvió a ser vinculado formalmente al caso hasta octubre de 2013, antes de ser detenido y encarcelado el 29 de febrero de 2016. Aplazamientos reiterados, testigos amenazados… El hermano del expresidente es liberado dos años más tarde, el 15 de marzo de 2018, por vencimiento de términos. Sobre el último aplazamiento, solicitado por la defensa de Santiago Uribe, se pospuso la audiencia inicialmente prevista para el 6 de noviembre para que tenga lugar el próximo martes 26 de enero.

Juan Carlos Meneses, quien fuera comandante de policía en 1994 en Yarumal, epicentro de los hechos, dijo que descubrió la situación que él mismo denunció por boca del capitán al que relevó en esa comandancia. Allí se practicaba la "limpieza social", eufemismo que esconde masacres que a veces involucran a niños, promovido incluso por sus superiores que trabajaban de la mano de los paramilitares, grupos criminales que sembraron (y aún siembran) el terror en el país. Es en este contexto es que asegura haber conocido a Santiago Uribe, en su hacienda 'La Carolina'.

En su libro “Los Doce Apóstoles”, éxito editorial en Colombia, nueve veces reeditado desde 2011 por Icono editorial, la periodista Olga Behar recoge sus palabras:

“Sentíamos mucha tranquilidad porque sabíamos que él que nos protegía y estaba metido en todo: era el futuro gobernador. Él [Santiago] nos decía que ellos tenían muchos amigos en la Fiscalía, amigos magistrados.”

Amenazado, Juan Carlos Meneses, que relacionó con su nombre y apellidos al expresidente Uribe, ya no desea hablar sobre este tema.

Los dientes sacados uno por uno con pinzas.

Como parte de su desmovilización en 2005, varios líderes paramilitares confirmaron que algunos de sus hombres se estaban entrenando en la propiedad de la familia Uribe, así como ratificaron el liderazgo de Santiago Uribe. Entre ellos, Salvatore Mancuso. Un campesino que trabajaba en la hacienda La Carolina, a quien uno de sus verdugos le arrancó los dientes uno a uno con pinzas, también testificó desde Chile, y luego desde España, en el mismo sentido.

El abogado Daniel Prado dijo al diario Le Parisien "haber establecido el vínculo entre la familia Uribe Vélez, en particular Santiago, y los grupos paramilitares, trabajando en las desapariciones en 1995 de dos estudiantes". Fueron detenidos por la Policía y entregados a paramilitares, y en los tribunales reconocieron la responsabilidad del Estado en uno de los casos. “Allí comencé a buscar pruebas, a investigar, hasta que llegué a la hacienda 'La Carolina'”.

Vínculos con los paramilitares de vieja data.

“Muchas de las víctimas fueron vistas como una molestia para la sociedad, para los grandes terratenientes y para quienes tienen las riendas del poder económico. Su exterminio fue parte de una política generalizada de los paramilitares que sembró el terror. Era necesario crear un enemigo interno y salvadores. Aquí el salvador era el hermano de Santiago Uribe Vélez, es decir Álvaro Uribe Vélez”, recuerda el abogado al hablar de su primera elección como presidente de Colombia en 2002. “La gente pensaba que iba a sacar al país de la crisis”.

Sin embargo, los vínculos entre los paramilitares y la familia Uribe Vélez se remontan a mucho tiempo atrás. Yahir Klein, un mercenario israelí, vino a entrenarlos en 1987. “Me dijo que Álvaro Uribe Vélez, entonces senador, era uno de los que había pagado su viaje, sin permitirme revelarlo en mi libro”, aseguró la periodista Olga Behar en Le Parisien. Esta acusación fue reiterada oficialmente por Yahir Klein ante los magistrados de Justicia y Paz en el 2012.

Originalmente, estos grupos de seguridad privada apoyados por la financiación de terratenientes y líderes empresariales, pero también de narcotraficantes, debían defender su propiedad. “Grupos legalizados mediante la creación de Convivir por el futuro presidente”, recuerda Daniel Prado. “La evidencia está ahí”, continúa, “por eso el fiscal pidió una condena, pero estamos ante el poder político de este país. Y el de Álvaro Uribe Vélez es enorme”

Más allá de Santiago, que podría apelar en caso de ser condenado por los delitos por los que se le acusa, apunta la sombra del expresidente. "Varios testigos mencionaron el apoyo de Álvaro Uribe en este asunto, y es probable que luego se abra una nueva investigación penal en su contra", analiza la especialista en el asunto Olga Behar.

"En Colombia hay una alianza entre el narcotráfico, los grandes terratenientes y los militares", lamenta a su vez el abogado de las víctimas de los Doce Apóstoles. “Un país no puede ser gobernado por líderes que no pueden brindar una administración digna, ética y transparente. El nuestro está dirigido por mafiosos” concluye.

Gráfica.- La sombra del expresidente colombiano Álvaro Uribe se cierne sobre el caso de su hermano Santiago acusado de estar vinculado al grupo de Los Doce apóstoles

10 de enero de 2021
Tomado de lanuevaprensa.com.co