ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Salud
Typography

Las Empresas Promotoras de Salud (EPS) han causado en los últimos 20 años cerca de dos millones de muertos: pacientes que fallecieron por falta de tratamientos que no llegaron, por atenciones que no se dieron y por enfermedades en su momento totalmente tratables.



Es un genocidio, más asesinatos que en las guerras de liberales y conservadores, que del gobierno con la guerrilla juntas. Toda la violencia en La Colombia del siglo XX no se compara con la masacre por avaricia de los negociantes de la salud, que ferian cirugías y procedimientos al bulto, niegan medicamentos costosos, niegan la atención especializada, niegan el traslado oportuno de los pacientes; enredan y niegan derechos a costa de la vida y salud de millones de personas.

Como tratan a los pacientes, tratan a los hospitales. A la perversión en la atención se le suma la perversión al pago a las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS). Nadie sabía qué significa la palabra “glosar” hasta que crearon las EPS. Contratan expertos en negar pagos a las clínicas y hospitales, ejecutivos concentrados en “negociar” deudas, que las dejan acumular adrede, a cambio de descuentos del 30% y 40% de lo no pagado. Maestros de la Ruina y el abandono hospitalario.

Las EPS son responsables de muchas muertes que nos convencimos eran “naturales” pero, repito, muchas pudieron haberse evitado con recursos y medidas oportunas. ¿Este es el capitalismo que defendemos?

Ahora nos damos cuenta que el rey está desnudo, la pandemia evidencia la inoperancia de las EPS, el menosprecio por la salud y el bienestar de los pacientes por parte de sus ejecutivos. Ignorantes de los conceptos prevención y promoción de la salud, nunca intentaron nada para impedir la propagación del virus, nunca han hecho nada para evitar que la gente se enferme, nunca han hecho nada para evitar que se compliquen, no hacen nada de nada para evitar que la gente muera.

Todas las dificultades y papeleos interpuestos a las pruebas para diagnóstico de Covid-19 llevan a que dichas pruebas no se hagan o, en su defecto, demoren semanas en llegar el resultado.

El tratamiento pasó de directamente antivirales que ellos prohibieron por caros (no veo otra explicación) a manejo paliativo, es decir, con el tratamiento actual se salva quien tiene la fuerza para hacerlo, el tratamiento solo acompaña la recuperación del paciente.

Si ayer la preocupación fue por las personas vivas que debían ser atendidas en salas de Unidades de Cuidado Intensivo (UCI), hoy la preocupación son los muertos: qué hacer con los cadáveres, el cementerio, los dolientes, etc.

Nunca hubo intención de evitar la catástrofe; la presidencia anuncia lo que no va a cumplir, nos iría mejor si se quedara callado. La cuarentena de la cual habla solo existe en su imaginario, todo nos impulsa a salir a las calles, la necesidad del trabajo para asegurar el sustento, transportándonos en medios atestados de gente como siempre, trabajando en lugares cerrados como siempre, con medidas de protección insuficientes como siempre.

Las EPS solo reconocen las incapacidades de los trabajadores que salgan positivo en la prueba para el COVID-19, lo que hace imposible aislar a los trabajadores que estuvieron en contacto; deja por fuera de realizar prueba a los asintomáticos, no le hace pruebas a los trabajadores simplemente sospechosos de COVID-19.

La gente no está reportando síntomas porque si no salen positivos les descuentan la mitad del sueldo (el aislamiento es por 14 días).  Todo está diseñado para la propagación y la muerte, el fracaso y hacia allá vamos, como una flecha, hacia los primeros puestos, como nos gusta, a nivel mundial en cantidad de muertos y contagiados.

Y dicen que esta pandemia nos tomó de sorpresa a todos, que nunca había pasado, que todos aprendemos, que para ser un improvisado las cosas se vienen haciendo bien.

Excusa mortal con la que encubren su responsabilidad sobre la mortandad por Covid-19 el día de hoy, y excusarán sus secuelas que serán onerosas mañana. Pero no es cierto, porque ya habíamos tenido la Pandemia no declarada del H1N1 en 2009 de la cual en el mundo hubo 35.5 millones de casos y de la cual las EPS no aprendieron nada.

Todos los años sufrimos de Malaria (63.143 casos año 2018), Dengue (44.852 año 2018), Chikungunya (488.996 casos 2014- 2018), solo estas tres enfermedades son el equivalente a una pandemia anual en nuestro país.

Pero, la verdad es que las EPS jamás han tenido la intención de frenar enfermedades conteniendo mosquitos, como en los tres casos citados, y menos contener una pandemia mundial con medicamentos antivirales, tapabocas para todos sus afiliados, educación sobre el COVID-19, etc.

A los fascistas en el poder no les interesa que la cuarentena exista. Ni las epidemias de siempre ni las pandemias de hoy son su objetivo. El asunto es de plata, mientras menos se gaste más les queda y esa ecuación se salda con muertos, explotación de la mano de obra en salud y muertos, nuestros muertos; ya son 45 los servidores de la salud fallecidos.

No es tan fácil dejar un negocio de 40 billones de pesos, pero están jugando con nuestra integridad y nuestras vidas; muchos países capitalistas garantizan el derecho a la salud pública de calidad y universal, no juegan con los salarios de los salubristas y saben que una población sana produce más que una enferma, viven mejor, consumen más.

No tiene nada de socialista que la salud sea un servicio garantizado por el Estado. Ya le dimos la oportunidad 27 años a los “particulares” y han fracasado.  La consigna hoy es Acabar con la Ley 100 antes de que ella acabe con nosotros.

(*) Integrante Junta Directiva ASMEDAS Antioquia

14 de agosto de 2020

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia