Salud
Typography

Covid-19 ha creado una crisis en todo el mundo. Esta crisis ha producido una prueba de liderazgo. Sin buenas opciones para combatir un patógeno nuevo, los países se vieron obligados a tomar decisiones difíciles sobre cómo responder. Aquí en los Estados Unidos, nuestros líderes no superaron esa prueba. Han tenido una crisis y la han convertido en tragedia.



La magnitud de este fracaso es asombrosa. Según el Centro Johns Hopkins de Ciencia e Ingeniería de Sistemas (1), EEUU lidera el mundo en casos de Covid-19 y en muertes debido a la enfermedad, superando con creces las cifras de países mucho más grandes, como China. La tasa de mortalidad en este país es más del doble que la de Canadá, supera la de Japón, un país con una población vulnerable y anciana, en un factor de casi 50, e incluso eclipsa las tasas en países de ingresos medianos bajos, como Vietnam, por un factor de casi 2000.

Covid-19 es un desafío abrumador, y muchos factores contribuyen a su gravedad. Pero lo que podemos controlar es cómo nos comportamos. Y en los EEUU siempre nos hemos portado mal.

Sabemos que podríamos haberlo hecho mejor. China, ante el primer brote, eligió la cuarentena estricta y el aislamiento después de una demora inicial. Estas medidas fueron severas pero efectivas, esencialmente eliminando la transmisión en el punto donde comenzó el brote y reduciendo la tasa de muerte a un 3 por millón, en comparación con más de 500 por millón en los EEUU.

Los países que tuvieron mucho más intercambio con China, como Singapur y Corea del Sur, comenzaron temprano las pruebas intensivas, junto con un rastreo de contacto agresivo y un aislamiento apropiado, y han tenido brotes relativamente pequeños. Y Nueva Zelanda ha utilizado estas mismas medidas, junto con sus ventajas geográficas, para acercarse a la eliminación de la enfermedad, algo que le ha permitido a ese país limitar el tiempo de cierre y reabrir en gran medida la sociedad a un nivel prepandémico.  

¿Por qué EEUU ha manejado tan mal esta pandemia? Hemos fallado en casi todos los pasos.

Tuvimos una amplia advertencia, pero cuando la enfermedad llegó por primera vez, no pudimos realizar pruebas de manera efectiva y no pudimos proporcionar ni siquiera el equipo de protección personal más básico a los trabajadores de la salud y al público en general.

Y seguimos estando muy por detrás de la curva en las pruebas. Si bien el número absoluto de pruebas ha aumentado sustancialmente, la métrica más útil es la cantidad de pruebas realizadas por persona infectada, una tasa que nos coloca muy abajo en la lista internacional, por debajo de lugares como Kazajstán, Zimbabwe y Etiopía, países que no pueden presumir la infraestructura biomédica o la capacidad de fabricación que tenemos (2).

Además, la falta de énfasis en el desarrollo de la capacidad ha significado que los resultados de las pruebas estadounidenses a menudo se retrasen mucho, lo que los hace inútiles para el control de enfermedades.

Aunque tendemos a centrarnos en la tecnología, la mayoría de las intervenciones que tienen grandes efectos no son complicadas. EEUU instituyó medidas de cuarentena y aislamiento de manera tardía e inconsistente, a menudo sin ningún esfuerzo por hacerlas cumplir, después de que la enfermedad se había extendido sustancialmente en muchas comunidades.

Nuestras reglas sobre el distanciamiento social en muchos lugares han sido, en el mejor de los casos, indiferentes, con la relajación de las restricciones mucho antes de que se hubiera logrado un control adecuado de la enfermedad. Y en gran parte del país, la gente simplemente no usa máscaras, en gran parte porque nuestros líderes han declarado abiertamente que las máscaras son herramientas políticas más que medidas efectivas de control de infecciones. El gobierno ha invertido apropiadamente en el desarrollo de vacunas, pero su retórica ha politizado el proceso de desarrollo y ha generado una creciente desconfianza pública.  

EEUU entró en esta crisis con enormes ventajas. Además de una enorme capacidad de fabricación, contamos con un sistema de investigación biomédica que es la envidia del mundo. Tenemos una enorme experiencia en salud pública, políticas de salud y biología básica, y hemos podido convertir esa experiencia en nuevas terapias y medidas preventivas de manera constante. Y gran parte de esa experiencia nacional reside en instituciones gubernamentales. Sin embargo, nuestros líderes han optado en gran medida por ignorar e incluso denigrar a los expertos.  

La respuesta de los líderes de nuestra nación ha sido consistentemente inadecuada. El gobierno federal ha abandonado en gran medida el control de enfermedades a los estados. Los gobernadores han variado en sus respuestas, no tanto por partido como por competencia. Pero cualquiera que sea su competencia, los gobernadores no tienen las herramientas que controla Washington. En lugar de utilizar esas herramientas, el gobierno federal las ha socavado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que era la principal organización de respuesta a enfermedades del mundo, han sido destripados y han sufrido pruebas dramáticas y fallas en las políticas. Los Institutos Nacionales de Salud han desempeñado un papel clave en el desarrollo de vacunas, pero han sido excluidos de muchas decisiones gubernamentales cruciales. Y la Administración de Alimentos y Medicamentos se ha politizado vergonzosamente (3), parece responder a la presión de la administración más que a la evidencia científica.

Nuestros líderes actuales han socavado la confianza en la ciencia y en el gobierno (4), causando daños que ciertamente los sobrevivirán. En lugar de confiar en la experiencia, la administración ha recurrido a "líderes de opinión" desinformados y charlatanes que ocultan la verdad y facilitan la promulgación de mentiras descaradas.  

Seamos claros sobre el costo de no tomar ni siquiera medidas simples. Un brote que ha afectado de manera desproporcionada a las comunidades de color ha exacerbado las tensiones asociadas con la desigualdad. Muchos de nuestros niños faltan a la escuela en momentos críticos de su desarrollo social e intelectual. El arduo trabajo de los profesionales de la salud, que han arriesgado sus vidas, no se ha utilizado con prudencia.

Nuestro liderazgo actual se enorgullece de la economía, pero aunque la mayor parte del mundo se ha abierto hasta cierto punto, EEUU todavía sufre tasas de enfermedades que han impedido la reapertura de muchas empresas, con la consiguiente pérdida de cientos de miles de millones de dólares y millones de puestos de trabajo. Y más de 200.000 estadounidenses han muerto.

Algunas muertes por Covid-19 fueron inevitables. Pero, aunque es imposible proyectar el número exacto de vidas estadounidenses adicionales perdidas debido a políticas gubernamentales débiles e inapropiadas, es al menos en decenas de miles, en una pandemia que ya ha matado a más estadounidenses que cualquier otro conflicto desde la Segunda Guerra Mundial.

Cualquiera que desperdiciara imprudentemente vidas y dinero de esta manera estaría sufriendo consecuencias legales. Nuestros líderes han reclamado en gran medida inmunidad por sus acciones. Pero esta elección nos da el poder de emitir juicios. La gente razonable no estará de acuerdo con muchas posiciones políticas adoptadas por los candidatos. Pero la verdad no es ni liberal ni conservadora. Cuando se trata de la respuesta a la mayor crisis de salud pública de nuestro tiempo, nuestros líderes políticos actuales han demostrado que son peligrosamente incompetentes. No deberíamos ayudarlos y permitir la muerte de miles de estadounidenses más permitiéndoles mantener su trabajo.

Notas:
(1) Johns Hopkins University Coronavirus Resource Center. COVID-19 dashboard by the Center for Systems Science and Engineering (CSSE) at Johns Hopkins University (https://coronavirus.jhu.edu/map.html. opens in new tab).

(2) Total number of COVID-19 tests per confirmed case, September 14, 2020. Our World in Data (https://ourworldindata.org/grapher/number-of-covid-19-tests-per-confirmed-case. opens in new tab).

(3) McGinley L, Abutaleb L, Johnson CY. Inside Trump’s pressure campaign on federal scientists over a Covid-19 treatment. Washington Post. August 30, 2020 (https://www.washingtonpost.com/health/convalescent-plasma-treatment-covid19-fda/2020/08/29/e39a75ec-e935-11ea-bc79-834454439a44_story.html. opens in new tab).

4.Haberman M. Trump admits downplaying the virus knowing it was ‘deadly stuff.’ New York Times. September 9, 2020 (https://www.nytimes.com/2020/09/09/us/politics/woodward-trump-book-virus.html.)

8 de octubre de 2020
Tomado de nejm.org