Salud
Typography

En plena pandemia del COVID-19 los mismos pacientes o sus familiares viven un auténtico calvario tratando de pedir autorizaciones o reclamar medicamentos a las EPS.



Cada día aumentan las quejas y una de las primeras preguntas que nos hacemos es: ¿por qué en Colombia los medicamentos son tan caros?

Por ejemplo, Gloria Basallo contó que a su mamá le ordenaron un medicamento para el Parkinson y que, sin este, su salud se deteriora.

“La de mi mamá vale 125 mil, una cajita de pastas que le dan por un mes, es de laboratorio porque es para el Parkinson, ella no puede estar sin esa medicina”, dijo.  

En Colombia hay personas de escasos recursos que, si las EPS no les dan los medicamentos, deben comprarlos y podrían tener mayores dificultades económicas.

Germán Molina, que denunció en la anterior entrega de este informe especial un presunto mal diagnóstico, enfrenta ese problema: “una caja vale 100 mil pesos aproximadamente, en algunas ocasiones he tenido que comprarlas, en otras he recibido donaciones de fundaciones de pacientes”.

Los precios altos se hacen evidentes al consultar en los establecimientos. Por ejemplo, un medicamento antihipertensivo combinado no regulado puede costar más de 300 mil pesos, pero ese mismo medicamento en dos composiciones separadas no reguladas, perteneciente al mismo grupo farmacéutico, puede costar 30 mil pesos.  

“No entendemos por qué, si están en el mismo grupo farmacéutico, no se regule el combinado que atiende la patología de un paciente hipertenso y que retiene líquidos, contiene diurético y eso lo hace más caro (331 mil pesos)”, dijo el farmaceuta Daniel Martínez.

En 2018, el Gobierno puso freno a ciertos precios altos de los medicamentos, entre ellos a algunos anticonceptivos, otros para la hipertensión arterial y enfermedades mentales. Sin embargo, aún existen trabas de las EPS para entregarlos.

Dina Grajales, de la fundación 'Ayúdanos a respirar', que defiende los derechos de pacientes de alto costo, tiene una explicación:

“Cuando los pacientes se dirigen a las farmacias pueden encontrar desabastecimiento sin explicación, algunas veces les entregan por escrito que está desabastecido, otras los hacen ir en repetidas veces, exponiéndose y viajando por toda la ciudad en la búsqueda de estos tratamientos e interrumpen los tratamientos, que no puede ocurrir en enfermedades crónicas”, explicó.

Aunque parezca insólito, al comparar lo que ocurre en Colombia con otros países, parece que en otros lados la situación es aún peor.

"En comparación a países latinoamericanos, Colombia tiene un buen sistema, necesitamos es que se ejecute la Ley como debe ser, a su vez que la Ley estatutaria de salud”, recalcó Dina.

Otro obstáculo es que si un mes tiene treinta días, la caja de pastillas tiene 28.

“El paciente se tiene que preparar para el día 28 comprar el medicamento o lograr que una EPS lo autorice. Creería que es un error de la farmacéutica”, explicó Martínez.

Germán Molina, quien padece el síndrome de Churg Strauss, libra día a día varias batallas para sobrevivir, similares a las que recogen las 500 mil quejas que usuarios de EPS han interpuesto en medio de la pandemia en la Superintendencia de Salud.

Una de ellas es que quien diligencie las órdenes médicas en su EPS lo haga correctamente, pues solo cuenta con un aparato que le permite dos horas de autonomía respiratoria fuera de su casa y, si esa persona falla, su vida podría estar en riesgo.

Pero él mismo cuenta cómo en una ocasión perdió su salida de casa porque un funcionario puso en una orden un código errado. Y no es su único problema.

“Desastroso, nadie lo puede garantizar. Si yo hubiera recibido mi tratamiento oportuno, como era, en las condiciones que era, tal vez no estaría dependiendo de una máquina”, afirma.

El Churg Strauss es una enfermedad autoinmune que, palabras más, palabras menos, significa que su mismo sistema inmunológico ataca a la persona, destruyéndole algunos órganos. En el caso de Germán, fueron los pulmones.

Él está con la EPS Medimás, que antes fue la caótica Cafesalud y primero fue Saludcoop, protagonista del desfalco de la historia por desviar 1,4 billones de pesos de la salud.

14 de octubre de 2020

Adendum:
Los Médicos Residentes denuncian impagos y ausencia de respuesta por parte del Ministerio de Salud de Colombia.

Si bien este septiembre la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES) dio a conocer que realizó el primer giro de apoyo económico a residentes médicos, correspondiente al mecanismo de reconocimiento económico mensual que se creó hace dos años con la 'Ley de Residentes' (Ley 1917 del 2018), la Asociación Nacional de Internos y Residentes (ANIR) viene denunciando que no se les ha realizado el pago de agosto y el de julio se realizó incompleto, así como que, ante estas denuncias, no han recibido ninguna respuesta por parte del Ministerio de Salud (...)

A 9 de octubre, ANIR sigue denunciando que no se les ha realizado el pago de agosto y el de julio se realizó incompleto, con las implicaciones que esto tiene para su sustento diario y la afectación que conlleva al mínimo vital, y la falta de respuesta a la Asociación por parte del Gobierno nacional, por lo que dieron a conocer que han decidido iniciar acciones legales.

Foto: Caracol
Tomado de noticias.caracoltv.com y eldiariodesalud.com