El Centro Democrático fue creado con dos objetivos fundamentales: Hacer trizas el acuerdo de paz concebido en la Habana (Cuba) y firmado en Bogotá y, salvaguardar la vida turbulenta de su jefe máximo: Álvaro Uribe Vélez.

Este partido tiene cooptado prácticamente el poder ejecutivo y el legislativo y avanza peligrosamente a copar el poder judicial. Todo con una única finalidad: Que el ex presidente no pague un minuto sus crímenes de lesa humanidad.

Sobre montañas de mentiras, injurias y calumnias, el Centro Democrático desprestigia las instituciones que no le son afines a sus intereses criminales y mezquinos del cuestionado ex presidente, ex presidente reconocido por la CIA como el narcotraficante número 82, pero también ex presidente fundador de las Convivir (Paramilitarismo) desde que era alcalde de Medellín (Antioquia) y al parecer responsable directo de más de 10.000 ejecuciones extrajudiciales (Falsos Positivos).

El poder descomunal de este ex presidente hace pensar que el estado colombiano es narcoparamilitar y viene girando alrededor de éste. En otras palabras, todo indicaría que el estado colombiano estaría en manos de este rufián y su cohorte.

El presidente Iván Duque Márquez es su agente, lo mismo que la gran mayoría de parlamentarios, algunos altos togados y al parecer un sector del generalato. Además, tiene la bendición de los Estados Unidos.

Leer más...

La presencia nuevamente en Colombia de Luis Felipe Arias (Uribito), supuestamente extraditado, a la larga constituye una ofensa más a la dignidad de la patria y la justicia. Hay que ver cómo llegó, con todas las libertades del mundo, convertido automáticamente en “héroe” por los medios de comunicación, cuando la opinión pública sabe a ciencia cierta que es un bandido desfalcador del erario público. Uno de los consentidos del doctor Álvaro Uribe Vélez. Seguramente, en el transcurso de los próximos días será exonerado de todo y en los siguientes, candidato, pues así actúa la oligarquía colombiana, sin honor y sin dignidad.

Leer más...

No hay postura más errónea, incluso, claudicante que elogiar el generalato colombiano; es ni más ni menos, desconocer la historia de Colombia e ignorar olímpicamente la estela de hechos criminales y apátridas que ha caracterizado el militarismo desde que acogió pacientemente la formación de la escuela de las Américas, el concepto de conflicto de baja intensidad y el de enemigo interno.

Leer más...

Supuestamente Colombia eligió como presidente a Iván Duque Márquez, pero quien realmente viene gobernando es el narcotraficante número 82, Álvaro Uribe Vélez. Ex presidente éste que gobernó sobre montañas de crímenes horripilantes como las ejecuciones extrajudiciales (Falsos Positivos), en cifra que supera los 10.000, según los estudiosos del tema.

Leer más...

Más artículos...