(Extractos) En los 3 casos de presidentes derrocados, el detonante fue la aplicación de medidas neoliberales contra el pueblo ecuatoriano. Bucaram elevó un 500% las tarifas de la luz y dejó de subsidiar las del gas, Mahuad dolarizó la economía, y Gutiérrez, que había llegado con un programa de centro-izquierda y el apoyo del movimiento indígena, traicionó su programa y apoyos para acercarse a EEUU y Colombia, y fue desalojado del poder tras unas movilizaciones de la clase media urbana contra la corrupción y cooptamiento del poder judicial, en lo que fue conocida como la “rebelión de los forajidos”.

Leer más...

Más artículos...