Los cañones del Rey de Francia portaban la inscripción “Ultima Ratio Regum” (último argumento de los reyes), refiriéndose al uso de la fuerza cuando las otras razones no bastaban. Para la Monarquía y el Estado neo franquista español, el cañón siempre es lo primero, con alguna democrática amenaza previa, por supuesto. Lo vemos hoy con el caso catalán, que avergüenza a Europa comenzando por Bélgica cuyos altos funcionarios se dividen y polemizan sobre la persecución judicial de los integrantes del Gobierno Catalán refugiados en Bruselas.

Leer más...

Más artículos...