Voy a escoger un momento arbitrario, caprichoso, para iniciar esta historia, una historia de final incierto, una historia de nunca acabar. No recuerdo la fecha con exactitud. Pero sí el mes y las circunstancias: noviembre de 2014 en las horas previas a un debate parlamentario sobre las fumigaciones aéreas con glifosato.

Leer más...

Más artículos...