“Irma se llevó mi casa, pero me dejó el hogar, la familia. Así que yo salí ganando. Ella arrasó con la Isla, pero nos dejó lo más preciado, que es el Pueblo, a ese sí no se lo pudo llevar, y ahí fue donde perdió”, dice, como otros muchos cubanos, uno de los tantos habaneros que perdió su techo durante el paso del huracán.

Leer más...

Más artículos...